Breves policíacas

Tentativa de homicidio
“Sólo me encontré unas cosas tiradas, no las robé”, manifestó Casimiro Canché Tun, alias “Marquesita”, acusado de perpetrar uno de los tres recientes robos “de alto impacto” registrados en fechas recientes. Los robos fueron cometidos por encapuchados, uno en una empresa de Luis Jorge Caamal Burgos en Ciudad Industrial, otro en casa del médico Luis Alfonso Fernández Sierra, en la Alemán y el que se atribuye a Canché Tun, en la escuela de la CTM. En los tres robos se amarraron o hirieron a las víctimas y los asaltantes se llevaron dinero en efectivo y otros objetos de valor. En ese plantel fue herido el vigilante Fredy Herbé Euán Goné, quien recibió dos navajazos en el pecho. De la oficina del director Luis Echeverría Navarro se sustrajeron diversos objetos, varios de los cuales estaban en poder de Canché Tun, cuya procedencia ignoraba. “Los encontré en la calle, estaban tirados”, dijo cuando se enteró de que algunos objetos, sin valor, son parte del botín. El atraco, según el vigilante, fue perpetrado por dos pesonas con los rostros cubiertos. Esta versión la confirman grabaciones de cámaras de seguridad. Además de robo con violencia a Canché Tun se atribuye intento de homicidio.— R.F.G.

Sepelio en su cumpleaños
TIZIMÍN.— Ayer debía ser el cumpleaños de David González Tinah, pero su familia le dio el último adiós luego de que falleció la madrugada del lunes. “Deybis”, como era conocido por sus amigos, cumplió ayer 23 años; sus padres Elsy María Tinah May y Daniel González Medina se veían devastados. David González era el mayor de cuatro hermanos, uno de 21 años otros de 19 y el más pequeño de 17 años. Su muerte fue a en un accidente que ocurrió el domingo a las 11:30 de la noche sobre la calle 46-A con 65 de la colonia Lázaro Cárdenas, a dos cuadras de su domicilio. Su abuela Juana Medina Arjona, de 67 años, relata que el domingo su nieto le pidió las llaves de la moto a su padre, quien se negaba a dárselas, pero por su insistencia se las dio para que fuera a Valladolid por unos documentos, ya que trabajaba en Tizimín en un despacho con un contador. Recuerda que eran más de las 11 de la noche cuando llegó uno de sus yernos para avisar que David se había accidentado cerca de su casa. “Su tío vive cerca donde ocurrió el accidente y esa noche solo escucharon un fuerte golpe, nunca pensó que fuera David”. El joven transitaba sobre la calle 46-A con preferencia, cuando el chofer de una ambulancia del Hospital San Carlos no respetó su alto y lo golpeó. Adolorida por recordar, la mujer relata que su nuera llegó a la casa en la madrugada para decirle que su nieto ya había fallecido y que los doctores no pudieron hacer nada. “La ambulancia que lo atropelló no se quedó se retiró del lugar solo la cruz roja lo atendió y dos horas después se lo llevaron al San Carlos donde murió”. Los familiares indican que apenas terminó la carretera en el CUV de Valladolid como contador y estaban esperando que llegara su título. Trabajó como voluntario en la Cruz Roja y estaba muy apegado a su madre a quien en los últimos meses apoyaba económicamente tras conseguir empleo. Ayer el cortejo fúnebre partió donde fuera su domicilio en la calle 63 entre 46-a y 46-b. Detrás de la carrosa iban dos ambulancias de la cruz roja con paramédicos, por ratos hacían sonar las sirenas, al pasar frente al palacio Municipal se detuvieron unos minutos y continuaron con el recorrido hasta llegar al panteón Jardines de la paz. En el cementerio sus padres Elsy María Tinah y Daniel González se aferraron al ataúd en llanto, sus familiares no pudieron contener ese momento y por ratos se escuchaban llantos. Sus amigos paramédicos echaron a la fosa parte de su uniforme que portaba cuando fue voluntario.— Wendy Ucán Chan

Ebrio arrolla a peatón
VALLADOLID.— Un peatón acabó en el hospital luego de que lo atropelló un automovilista ebrio que fue detenido por la Policía Municipal. El accidente ocurrió el lunes a las 8:30 de la noche cuando Fidencio Canul Balam, de 62 años, caminaba sobre la calle 32 del barrio de Santa Ana y con rumbo a su domicilio, poco después de haber terminado su jornada laboral, pues se dedica a la jardinería y mientras iba a su casa aprovechaba para recoger unas botellas pet para luego venderlas y obtener un dinerito extra. Al llegar a la calle 45 el Mercury Voyager placas YZR-66-64, conducido por Eulogio Llano Ventura de 45 años, quien estaba ebrio, dobló sin precaución y lo atropelló. Una ambulancia traslado a Fidencio Balam al hospital general, ya que este tenia heridas en el cuerpo y se quejaba de dolor, mientras que la policía municipal detuvo al responsable a quien subieron en una patrulla y los trasladaron a la cárcel pública mientras se determina su situación.— Pablo Chacón Yupit

Cumple la justicia federal
HUNUCMÁ.— “A casi un año y medio de los hechos, por fin fueron detenidos Pablo Novelo Collí y José Alfredo Medina Chuc por el robo de una veleta en mi terreno, en el plantel Socorro de esta comunidad”, señaló Laura Guadalupe Jaúriga Argáez. La detención se realizó ayer en la mañana por la resolución de un juez federal al que recurrió la afectada ante la aparente negación de justicia de la agencia 26 del Ministerio Público y la negligencia del juez calificador, Luis Poot Canul, al no remitirlos en el tiempo que la ley les confiere. Recordó que ambos sujetos fueron sorprendidos cuando desmantelaban una veleta extractora de agua en su propiedad el sábado 22 de diciembre de 2012. Con el apoyo de dos vecinos, Adolfo Novelo Yam y Gonzalo de Jesús Mendoza, al que posteriormente se sumaron agentes de la Policía Municipal, se detuvo a los dos acusados, en su predio ubicado en la calle 25 entre 16 y 18, del sector Sampool. Fueron remitidos a la cárcel municipal y aunque el Juez Calificador tenía 6 horas como máximo para remitirlos al Ministerio Público, por causas que se desconocen se demoró y no fue sino hasta al día siguiente que lo hizo, de modo que los acusados recuperaron su libertad casi de inmediato. Por esta injusticia recurrieron a un juez federal, quien a su vez obliga a las autoridades a cumplir con la impartición de justicia. Filiberto García Gutiérrez, asesor de la afectada, festejó esta decisión del juez, pues dice que la justicia, aunque tarde pero llegó. Explicó que lo que sigue es la presentación de los indiciados ante el Juez de Juicio Oral, con sede en la ciudad de Umán. Como el delito es grave, pues se trata de un robo calificado, esperamos que los detenidos permanezcan en la cárcel, aunque eso ya corre a criterio del juez. “En cuanto al juez calificador, seguramente también pronto será apresado y enviado al mismo juzgado. Aunque en consideración, nos daríamos por servidos y le daríamos el perdón con una disculpa pública del funcionario, por los daños que nos ocasionó”.— José W. Cob Chay




Volver arriba