Breves de policía

Breves de policía

“Me reventaron el tímpano”, dijo José Alfredo Galicia Hernández, acusado de participar, con otras cuatro personas, en el asalto a una empresa en Ciudad Industrial. El robo fue en la empresa de Jorge Luis Caamal Burgos, ex presidente de la Coparmex-Mérida. En ese lugar, de acuerdo con las investigaciones de la Fiscalía General, los amigos de lo ajeno amarraron de manos y pies a cuatro vigilantes. Los cacos usaron una pistola, un automotor, teléfonos y capuchas. La SSP intervino después del robo, en la madrugada del miércoles, y detuvo a Galicia Hernández porque lo vieron en esa zona y mostró “nerviosismo”. “Me dieron con las palmas de las manos en los oídos, me reventaron el tímpano”, insistió el detenido en declaración que rindió en el Juzgado 1o. Penal. “No sé nada del robo, no conozco a nadie, a mí me torturaron”, agregó en inculpado, quien no tiene derecho a fianza. De acuerdo con el expediente, en un bar de la ciudad Galicia Hernández conoció a Enrique y Carlos Rodríguez y a otros apodados “El marcado” y “Chiquito”. Entre todos planearon el asalto, llegaron con las caras cubiertas y uno de ellos armado con una pistola. Luego de amarrar a los cuatro vigilantes, se apoderaron de $55,000, tres computadoras, un televisor y otros objetos. Juan de Dios Chan Angulo, supervisor de vigilancia, avisó a la SSP y los guardianes fueron liberados. Formalizó la denuncia, por la empresa, Caamal Burgos, representante de Marcas Prefabricadas y Marcas Ventanas.-

Previa orden girada por el Juzgado 1o. Penal, José Gabriel Parra Heredia fue detenido por fraude que le atribuyen con la venta de terrenos en San José Tzal. La denuncia fue promovida por Santiago González Reyes a quien le ofrecieron cinco predios en un fraccionamiento de esa comisaría meridana. En estos fraudes se involucró a María Elena Chávez Blanco y Eva Edne Villalobos Chávez. Cada predio fue “vendido” a $46,000. Los terrenos resultaron no ser de Parra Heredia. Por otro lado, fue detenido Gildo Abraham Ramírez Pech alias “El viejo” y “Reily”, de 31 años, quien presuntamente vendía drogas en un local del mercado donde también reparaba celulares.-

Miguel Ángel Herrera Tuz, de 48 años, fue detenido porque presuntamente ultrajó a una hija suya en su natal Calotumul. Previa orden del juez Mixto con sede en Ebtún se llevó al cabo la detención.-




Volver arriba