Breves de policía

José Enrique Lavadores es acusado de fraude en la venta de terrenos por $40,000

José Enrique Lavadores fue detenido por venta fraudulenta de varios terrenos en San Luis Sur de Dzununcán y hay varias denuncias en su contra. Fue detenido por la queja que promovió Luis Fernando Gamboa Moguel, quien ayer acudió al Juzgado 4o. Penal para presenciar la declaración preparatoria del inculpado. El quejoso reclama cerca de $40,000, cantidad que entregó por la compra de dos lotes en ese sector del sur de Mérida.

“Hay más denuncias contra él, a muchos nos engañó”, comentó el denunciante en pasillos de ese tribunal. Se leyó a Enrique Lavadores la denuncia, que ofreció terrenos que no resultaron ser suyos y por los que cobró la cantidad que le reclaman. El detenido fue parco en sus declaraciones, aunque de alguna manera admitió la venta de los inmuebles que, al parecer, son terrenos ejidales. Según la queja, los terrenos estaban lotificados, el acusado tenía varias para “vender”, lo que consiguió gracias a que ofrecía precios bajos.

Hace unos días ese juzgado emitió la orden de aprehensión. La denuncia se promovió desde hace varios años. Los terrenos están en la manzana 3, cerca de la calle 80 y 86. El quejoso exhibió dos recibos que le firmó Enrique Lavadores por la cantidad que recibió. El acusado tiene derecho a fianza o puede llegar a un arreglo con Gamboa Moguel.-

“No sé por qué estoy en Mérida, a mí me detuvieron en el parque de Tizimín”, manifestó Carlos Rodolfo Arceo Serrano, de 41 años, acusado del “transporte de bien robado”. La Fiscalía General consignó al Juzgado 7o. Penal al inculpado, quien no tiene derecho a fianza. Agentes ministeriales afirman que con base en el reporte del robo de un camión con ocho cabezas de ganado vigilaron la ruta a esta ciudad y detuvieron a Arceo Serrano cerca de Mocochá. Al estar en el departamento judicial que corresponde a Mérida lo consignaron a un juez de esta ciudad. Si en realidad fue detenido en Tizimín, corresponde al departamento con sede en Valladolid, donde se aplica el nuevo sistema oral.

El robo fue en el rancho “San Diego” de Tizimín, aunque al inculpado se le vincula con otros robos en esa zona. La acusación indica que Arceo Serrano se apoderó de la camioneta con el ganado en el rancho ubicado a cinco kilómetros de la carretera Tizimín-Sucilá. “Fue ubicado por los elementos ministeriales cuando transitaba” cerca de Mocochá. También lo acusan de ofrecer dinero a los agentes para que sea liberado. Sin embargo, el detenido niega esas versiones y afirma que estaba en el Centro de Tizimín cuando fue detenido ante la presencia de varias personas. Luego, fue incomunicado y trasladado a esta ciudad y después de varias horas le informaron que “robaste en un rancho”, lo que niega. “No estaba manejando, no estaba por Mocochá, estaba en Tizimín”, insistió el acusado.-

No hubo momento en que Mario Gregorio Franco Alonzo hubiera escondido parte del botín que supuestamente obtuvo en una casa de Ciudad Caucel: no aparecen $25,000 y alhajas de oro. Un informe de la SSP indica que agentes de la corporación fueron avisados que una persona entró a una casa cerrada. “Vimos que salía de la casa y lo detuvimos”, dice parte del informe policial. Sin embargo, no se recuperaron $25,000 y alhajas de oro que en total pesan 27 gramos. “Se recuperó una laptop”, aseguran los agentes y sin que hubiera señales del dinero y las alhajas. Diane Marisol Tun Couoh avisó a la SSP sobre la persona que entró a una casa cuyo dueño estaba en el hospital O’Horán. Sin derecho a fianza, Franco Alonzo admite que entró a la casa, sin forzar nada y al salir fue aprehendido. No se llevó ningún objeto. “Entré, estaba tomado, no me daba cuenta para qué entré”, dijo el inculpado en declaración que rindió en el Juzgado 8o. Penal. La detención fue en las primeras horas de la mañana del martes. Además de alcoholizado el detenido había consumido mariguana. Franco Alonzo asegura que no se llevó nada y pidió careos con los agentes que lo detuvieron.-




Volver arriba