Batalla campal en Peto

Hijo de un ex edil herido en una riña a pedradas

3_10032014p14pedradasphoto01

PETO.- Una riña entre los hijos del ex alcalde Vicente Domínguez Canto y la banda de “los Jóquers” tuvo como saldo dos viviendas lapidadas y un hospitalizado de gravedad, según trascendió.

De manera extraoficial se averiguó que la unidad 1154 de la Policía Municipal detuvo en la calle 28 con 41, de la colonia Francisco Sarabia, a José Gaspar Domínguez Carrillo, alias “Charol”, de 35 años de edad, quien huía luego de la riña en una camioneta Explorer negra, placas YZU-5812.

Según testigos de la peliculesca persecución, Domínguez Carrillo, en su afán de huir de la policía, condujo con exceso de velocidad y sin respetar los señalamientos de alto hasta que al verse acorralado se bajó de la camioneta e intento huir a pie, lo que permitió su detención.

Esto habría ocurrido a 1:40 de la mañana. Momentos antes varios de los hijos del ex alcalde, entre ellos Juan José Domínguez Conrado, se enfrentaron a pedradas contra los integrantes de “los Jóquers”, una banda conocida en esta comunidad.

En el enfrentamiento Juan José Domínguez habría resultado gravemente lesionado y sus hermanos lo llevaron por sus propios medios a un hospital de Mérida, donde al aparecer su estado es delicado.

El enfrentamiento

Durante el enfrentamiento, los hijos del ex edil apedrearon dos viviendas en la colonia Esperanza, aunque una de las camionetas en las que andaban también fue lapidada y tiene los cristales rotos. Ese vehículo está en la comandancia.

El caso se manejó con sigilo en la Policía Municipal, donde se confirmó la detención de Domínguez Carrillo y que su hermano Juan José está hospitalizado.

Según la policía, Gaspar Domínguez alegó que no él iba manejando la camioneta, sino que había acudido a buscarla en la calle 28 con 41 porque sus hermanos la dejaron en ese lugar y le pidieron el favor de pasar a recogerla.

Habría asegurado que desconoce lo que había pasado, aunque a la hora de la detención estaba ebrio y con sangre en el cuello.

De acuerdo con la policía, se desconoce exactamente lo que pasó, pero se realizan las averiguaciones correspondientes y están en espera de que los propietarios de las viviendas lapidadas acudan a interponer su denuncia.

El detenido saldría en libertad en lo que se esclarece cómo ocurrieron las cosas.- Miguel Ángel Moo Góngora




Volver arriba