Así “borraban” las evidencias

Confiesan que los incendios eran parte de los robos

Dos incendiarios detenidos por la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) confesaron en la Fiscalía General que la quema de casas en Ciudad Caucel fue para borrar evidencias de sus atracos.

Este nuevo método delictivo en Yucatán quedó al descubierto durante la declaración ministerial de William de Jesús Sansores Xool y del menor J.K.S., de 17 años de edad, en la investigación del conato de incendio en el predio número 686 de la calle 29-C entre 78 y 78-A de Ciudad Caucel, lugar de donde huyeron cuando vieron a los agentes de la SSP que patrullaban por el lugar.

Durante sus declaraciones, Sansores Xool y el menor informaron que son miembros de la pandilla Sur 13 y que se dedican al robo de predios en la zona de Ciudad Caucel, porque los propietarios dejan mucho tiempo desocupadas las viviendas debido a su trabajo.

Para borrar las evidencias de que el predio fue objeto de algún robo queman la propiedad, para que los dueños crean que fue un cortocircuito o un incendio casual.

Sansores Xool fue consignado anoche al Cereso meridano por daño en propiedad ajena por incendio, daño de un radio policíaco codificado Matra y por corrupción de menores.- Joaquín Chan Caamal




Volver arriba