Aparatoso accidente deja cinco personas lesionadas

Sin frenos, un camión de pasaje causa carambola

Un camión de la Alianza de Camioneros de la ruta 60 Penal ocasionó un aparatoso accidente ayer en calles del centro de Mérida, con saldo de cinco personas lesionadas, dos de éstas fueron trasladadas al hospital por paramédicos de la Policía Municipal de Mérida.

El autobús se quedó sin frenos y se estrelló con un camión de Servilimpia y un auto compacto marca Spark. El accidente obligó al cierre temporal del tránsito en las calles 60 con 73 y 73 con 58.

Adrián de Jesús Ramírez Herrera, chofer del autobús, declaró a la policía que ya había advertido de la falla mecánica a su supervisor, pero le dijeron que trabajara así. “Lo bueno es que no fue una tragedia”.

El accidente ocurrió a las 8:20 de la mañana en la calle 60 con 71 del Centro.

De acuerdo con los datos, el autobús placas 800429-Y, manejado por Ramírez Herrera, transitaba de Sur a Norte sobre la calle 60. Al llegar al semáforo de la calle 71 intentó frenar, pero el camión no se detuvo.

El vehículo se estrelló en la parte trasera del camión de basura, manejado por Manuel de Jesús Sierra Fajardo; por el impacto, el autobús quedó atorado en el camión de basura. A su vez el camión de Servilimpia se impactó con el Spark placas ZAP-35-46, propiedad de Patricia Palma Sarlat.

En la parte trasera del camión de basura viajaban dos recolectores, quienes al escuchar el claxon del autobús y al ver que el impacto era inminente se arrojaron del vehículo, por lo cual resultaron policontundidos.

En minutos llegaron paramédicos y policías de la corporación municipal, quienes auxiliaron a los lesionados, tres del autobús y dos más del camión de basura.

Se hicieron dos cortes obligados a la circulación vehicular: uno sobre la 60 con 73 y otro en la 58 con 73.

El chofer, quien relató que el autobús que quedó sin frenos, fue detenido para el deslinde de responsabilidades.

Las aseguradoras llegaron a un arreglo económico acerca de los daños y la atención a las personas lesionadas.- David Chan Caamal




Volver arriba