Policía en corto

El pastor evangélico Víctor Manuel Rosales Castro calló ante grave acusación que en su contra hizo una menor: que fue llevada a un motel y le mostraron películas pornográficas. “Ven a la cama”, sería la expresión del detenido a la menor, de 13 años. “No, no quiero, me siento incómoda aquí”, fue la respuesta. “Bien, vámonos”. Ese relato fue parte de lo expresado por la menor y poco después, acompañada de su madre, denunció los hechos y el pastor fue detenido. Esto sucedió el pasado fin de semana, cuando Rosales Castro pasó a casa de su presunta víctima, “como lo hacía en otras ocasiones”, para llevarla en automóvil al templo. Subió la menor y un hermano de ésta. Sin embargo, fue bajado unas cuadras adelante cuando el detenido le pidió ir a un taller por unas herramientas. Sin esperar, el inculpado se retiró sólo con la menor y la llevó al motel. Incluso pidió a la denunciante que usara lentes oscuros para que no detectaran que era menor. Después de prender el televisor, el acusado se dio un baño y semidesnudo salió y se acostó en la cama, al mismo tiempo que llamaba a la menor. Ante la negativa, decidió salir de ese lugar.- R.F.G.

Álvaro Clemente Cauich Madera, alias “Flaco”, y Jorge Arturo González Yam fueron detenidos en la colonia San Antonio Xluch III, porque presuntamente robaron jaulas con pájaros, dinero en efectivo y documentos. La denuncia la promovió Gutberto Guadalupe Pan Nájera, quien señaló que los detenidos entraron a su casa y se llevaron los objetos que describió. En el Juzgado 6o. Penal, los inculpados negaron los cargos con diversos argumentos. Cauich Madera expresó que estaba en su casa “tomando las cervezas” cuando un grupo de agentes lo detuvo sin razón. Lo sacaron de su casa a golpes e incluso resultó lesionado en un hombro. “Yo estaba dormido en el suelo cuando de pronto me despertaron los policías. “Me detuvieron con mi amigo Álvaro, en casa de él, donde estábamos tomando”, expresó, por su parte, González Yam. Los acusados tienen derecho a fianza, pero comentaron que sus familiares no los auxiliarían y, además, carecen de recursos. Insistieron en su inocencia.- R.F.G.

Sin el apoyo de testigos ni huellas dactilares que lo delaten, Israel Moreno Osorio fue consignado a un juez penal acusado del robo de una camioneta. El detenido negó los cargos que le atribuyen a partir de la denuncia de su vecino Rubén Clavijo Paredes. En el fraccionamiento Del Parque, en la casa del quejoso, “desapareció” una camioneta estacionada. Luego el vehículo fue encontrado a las puertas de la casa de Moreno Osorio. Agentes de la SSP llamaron a casa del inculpado, le preguntaron por la camioneta y el inculpado dijo desconocer qué hacía en la puerta de su casa. A pesar de sus explicaciones, fue detenido y luego consignado al Juzgado 6o. Penal, acusado del robo de la camioneta, delito que no permite la fianza. Los hechos fueron el sábado. La defensa argumentó que no hay pruebas contra Moreno Osorio, pues ninguna persona vio que se apoderara de la camioneta. Estudios dactiloscópicos arrojaron que no había huellas del acusado en el vehículo, pero aún así fue consignado. “No sé qué hacía la camioneta frente a mi casa”, fue uno de los comentarios del inculpado.- R.F.G.




Volver arriba