Policía en corto

Varios juzgados penales cancelaron numerosas órdenes de aprehensión contra personas que no han sido detenidos y, por el tiempo transcurrido, los delitos han prescrito. Por lo tanto, los acusados no recibirán castigo. Se calcula que cada uno de los ocho juzgados informó a esa dependencia de la cancelación de órdenes de aprehensión en un promedio superior a 10. Por ejemplo, en la pizarra de notificaciones del Juzgado 3o. se exhibe un acuerdo en el que se indica que por el tiempo transcurrido el “robo acumulado” que se atribuye a Simón Martín Manzanares Leal fue enviado al archivo. La denuncia la promovió Francisca Martín de Mena y varios agentes ministeriales. Similar suerte iba a correr José Ceballos Barrera, alias “Gato”, quien fue aprehendido porque se le descompuso la bicicleta y fue interrogado por agentes de la SSP. Se descubrió que había una orden de detención en su contra expedida 12 años atrás por el Juzgado 2o. En varios juzgados, con cierto sigilo, se cancelan las órdenes de detención. Se calcula que en los últimos meses se ha dado por prescritos alrededor de 10 casos en cada uno de los ocho tribunales.- Rudesindo Ferráez García

Previa orden girada por el Juzgado 4o. Penal, fue detenido Raúl Rejón Pavía, acusado de fraude por un amigo suyo, Rafael Morcillo Campos, quien reclama $250,000. El acusado habría ofrecido en venta un predio que en realidad es propiedad de su padre. Los hechos fueron denunciados en 2007, la orden expedida en 2011 y la detención tres años después. El quejoso indicó que Rejón Pavía es “amigo de la familia” y por la confianza que hay entre ambos le ofreció en venta el predio 429-A de la calle 42 entre 29 y 31 de la Jesús Carranza. Primero entregó $120,000 y luego otras cantidades hasta llegar a el total que reclama Morcillo Campos. La Fiscalía General informó que la detención fue el viernes en la colonia Alemán. Según archivos del Diario, un ingeniero, con el mismo nombre, ha realizado diversos trabajos en varios municipios del interior del Estado, por “asignación directa”. No se precisa si se trata de la misma persona.- Rudesindo Ferráez García

Cuando menos dos menores ingresaron a sendos hospitales por sufrir lesiones: uno fue atropellado y otro ingirió un químico. De 12 años, J.R.C.H. ingresó al O’Horán por las lesiones que sufrió al ser atropellado en la avenida Itzaes con Circuito Colonias. La madre del menor relató que el niño cruzó la avenida y fue embestido por un vehículo de cuyas características no se percató. Al hospital Juárez del IMSS ingresó R.P.E., de cuatro años, quien sufrió intoxicación “por ingesta de productos químicos”. Regina Pérez, la madre, relató que por un descuido la menor tomó un “frasco limpiador multiusos” y lo ingirió. En los dos casos los menores no corren peligro.- R.F.G.




Volver arriba