Policía en corto

Con la muerte de Silvia May Cauich subió a cuatro el número de víctimas fatales del choque entre un taxi colectivo y una camioneta Ford. El peritaje arrojó que la camioneta transitaba a más de 110 kilómetros por hora cuando sobrevino el impacto. Geovany Ek Avila, guiador de la camioneta responsable, permanece hospitalizado en calidad de detenido; sufrió fractura de tibia, peroné y fémur. En su declaración indicó que vio el taxi, pero como estaba lejos decidió rebasar a la motocicleta. Explicó que el guiador del taxi no disminuyó su velocidad, “pensé que tenía tiempo”. La Fiscalía le imputará los delitos de homicidio imprudencial, lesiones y daños en propiedad ajena; tiene derecho a fianza.- David Chan Caamal

Tres jóvenes negaron haber cometido drogados un robo, del que se recuperaron múltiples objetos hurtados, excepto algo muy importante: una caja fuerte con dinero y alhajas. Los detenidos son Irving Alejandro Sánchez González, Gerardo Andreí Rodriguez Santiago y Miguel Angel López Leal, quienes según dictámenes químicos, habían consumido drogas cuando cometieron el robo. Héctor Amezcua Cortés fue la víctima de los vándalos, quienes también son acusados de corrupción de menores, ya que con ellos estaban dos adolescentes al cometer al cometer el hurto en la calle 111 entre 50 y 50-A de Mercedes Barrera. Televisores, equipo de cómputo, celulares, una bicicleta, ventiladores, etc. fueron parte del botín obtenido en el amanecer del sábado. “Se llevaron una caja fuerte con dinero y un lote de alhajas, todas de oro”, expresó el denunciante Héctor Amezcua Cortés. Como ocurre en muchos casos, los objetos de valor no se recuperan y los detenidos niegan haberlos agarrado. La detención la hizo la SSP en amplio despegue por essa colonia, como indica un reporte políciaco que sirve de base para la denuncia. Los menores de edad no señalaron a quienes lo habrían corrompido. Un importante testigo, que habría visto salir a los cacos con el botín, tampoco identificó a los ladrones por “temor a su seguridad” y de su familia. Los jóvenes niegan los cargos, dicen que las cosas no pasaron de esa manera, y que no robaron. Uno de ellos afirma que estaba en su casa cuando la policía lo sacó y detuvo.- R.F.G.

El camionero Israel Abraham Samos May, quien la semana pasada ultimó a dos motociclistas cerca del Panteón Florido, fue declarado formalmente sujeto a juicio penal. Otra arista surgió en el Juzgado 7o. Penal, pues la empresa propietaria del camión reclama el vehículo porque es sustento de una familia. El juez Jorge Vázquez Juan informó a las partes de la solicitud, a fin de que expresen lo que consideren conveniente a sus intereses. Se espera que el Ministerio Público se oponga porque no habría garantía de una reparación del daño cuando el caso llegue a sentencia. Samos May sigue preso porque no ha depositado los cerca de $2.700,000 que se fijó de fianza. Familiares de las víctimas, los esposos Aurelio Farfán y María Margarita Estrella Poot, no han recibido ninguna indemnización. El camionero, como informamos, ingirió cervezas con sus amigos Jaime Alberto Parra Leal y José Alexis González Sosa, todos camioneros.- R.F.G.A

 Dos casos de corrupción de menores se registraron en el Juzgado 1o. Penal: uno con motivos sexuales y otro por incitar a la violencia. Sergio Humberto Lugo Gómez fue detenido porque presuntamente sostuvo relaciones con una adolescente, novia suya. “Fue de mutuo acuerdo, ella también quería”, dijo en declaración que rindió. La joven también afirma que tuvo relaciones con su enamorado por mutuo acuerdo; sin embargo, para los padres de la menor y la Fiscalía General hubo corrupción y abuso sexual. Los hechos fueron en una casa de la Dolores Otero. El detenido no tiene derecho a fianza.

El otro caso surgió en Motul, donde fue detenido Edwin Roldán Chalé, acusado de darle una golpiza a Luis Angel Chalé Martínez, cuya vida peligra por las lesiones. En la agresión participó un menor, quien en apariencia no fue detenido. Por ese hecho se atribuye al inculpado corrupción de menores. No tiene derecho a fianza por éste último ilícito y porque la vida de la víctima peligra. En ese mismo juzgado negó el robo de una motocicleta José Miguel Sánchez Ávalos, de Progreso, quien alegó detención arbitraria.- R.F.G.

 Carlos Guillermo Pérez Medina fue liberado luego de más de tres años de encierro, porque no había pruebas suficientes para purgar la condena que le impuso el Juzgado 4o. Penal. Fue aprehendido a fines de 2010 por robo que le atribuyeron, delito que negó y dijo que fue aprehendido sin que hubiera flagrancia ni orden de un juez penal. En 2011 fue condenado a varios años de prisión, por lo que siguió en el Cereso meridano. Apeló la condena y el Tribunal Superior de Justicia confirmó la sanción y no reparó en las violaciones a la ley en que incurrió la policía al detenerlo. Sin recursos económicos, el acusado, quien ha ingresado en otras ocasiones al reclusorio, pidió por medio de la defensoría de oficio un amparo contra la sentencia. El Tribunal Colegiado con sede en esta ciudad consideró que hubo violaciones a la ley y determinó la libertad de Pérez Guillermo.- R.F.G.




Volver arriba