Policía en corto

Dos guiadores ebrios, uno de ellos además drogado, atropellaron a sendos menores: una joven murió y otro es atendido en un hospital. Los detenidos son Felipe Alejandro Vázquez Carrillo y Miguel Ángel Escalante Solís. El primero declarará hoy en el Juzgado 8o. Penal donde el segundo rindió su versión sobre los hechos. La joven Alejandra Vázquez Téllez, de 17 años, pereció cuando el automóvil que manejaba Vázquez Carrillo la arrolló en el fraccionamiento Kukulcán la noche del domingo. La denuncia la promovió Leticia Téllez Cadena, madre de la occisa. El guiador estaba bajo los efectos del alcohol y las drogas. Fue detenido luego que subió a una acera y chocó. Escalante Solís declaró en fase preparatoria ayer y admitió parcialmente los cargos. El accidente, similar al caso anterior, fue en la Nueva Chichén Itzá. En ambos casos los guiadores tienen derecho a fianza.-

Molesto porque su madre no le preparó de comer, Miguel Antonio Sáenz Escalante rompió los cristales de las puertas de la casa donde vive con su progenitora. “Estoy enfermo, tomo pastillas”, alegó en su defensa, cuando declaró en fase preparatoria en el Juzgado 8o. Penal. Para moverse Sáenz Escalante usa muletas, que utilizó para romper los cristales. Hubo dos quejas, de la madre del detenido, Irma Yolanda Escalante y de una hija de ésta, Nely María Sáenz Escalante. Los hechos fueron el lunes en la Dolores Otero, en la calle 109 entre 52 y 54-A, donde el acusado vive con sus parientes. “Se molestó porque no le preparé la comida”, dijo la señora Sáenz Escalante en el Ministerio Público. El detenido tiene derecho a fianza, pero sus familiares pueden darle el perdón.-

El Juzgado 7o. Penal espera la respuesta de un asesor psicológico que permita, en su caso, carear a una niña de seis años con el “asesor de primaria” Gay Alberto Báez García, acusado de abusos deshonestos. Por tratarse de una menor, el acusado no tiene derecho a fianza. El detenido negó los cargos, pero admitió que “para ganarse unos pesos” decidió dar asesorías de Primaria. A su casa, ubicada en la comisaría Santa Cruz Palomeque, acudían varios menores. La niña relató a su madre lo que ocurría cuando iba a sus asesorías e insistía en no acudir. La madre la forzaba, hasta que descubrió los ataques.-

Ayer tres menores de edad robaron $12,000 en un expendio de cerveza y, al ser descubiertos, para evitar su detención, recibieron a los policías con botellas y lesionaron a un uniformado. Uno logró escapar, pero la policía detuvo a A.A.G. y E.A.T.C., ambos de 17 años, y los trasladaron a la Comandancia de la Policía Municipal y después los consignaron a la Fiscalía General. Los hechos fueron a las 6 de la mañana en la calle 60 con 53; agentes policíacos asignados a esa comisaría hacían su recorrido y notaron que la puerta del expendio “Azul Tequila” estaba forzada, así que avisaron al propietario del negocio, César Martínez, para que abriera el establecimiento. Cuando el dueño y los uniformados entraron fueron recibidos por tres sujetos a botellazos, una de las cuales impactó la cabeza de un policía y le causó una herida cortante de dos centímetros, a la altura de la ceja derecha. Dos de los tres agresores fueron sometidos y trasladados a la comandancia; después se les consignó a la agencia de la Fiscalía General donde se interpuso la denuncia penal 288/11a./2013. El encargado del establecimiento revisó la caja donde guarda el dinero de la venta e indicó que faltaban $12,000.-




Volver arriba