Policía en corto

Brigadas de salud siguen aplicando medidas higiénicas en el reclusorio meridano: cientos de personas fueron recibidas ayer, día de visita, con porciones de gel para prevenir la influenza. En la jornada anterior se aplicaron vacunas y de nuevo hubo un “filtro sanitario” ante esa enfermedad que habría cobrado dos vidas. El martes dimos a conocer un informe de la Secretaría de Salud sobre el fallecimiento de una persona en ese Centro. No se proporcionó el nombre de la víctima, pero se hacían estudios para determinar si la causa fue la influenza. Luego, personal médico y de enfermería laboraban con listones negros en señal de luto por la muerte del doctor Jorge Cámara Castro.

El galeno falleció en un hospital de esta ciudad y su última jornada en el reclusorio fue el jueves de la semana pasada. No se ha precisado si fue la misma persona que “falleció en el Cereso”. También se rumoró que una cercana pariente del fallecido estaba enferma del mismo mal. La psicosis sigue tanto en en reclusorio como en los juzgados. Ayer se supo que el defensor de oficio Emanuel Cordero fue incapacitado médicamente por cinco días por tener síntomas de gripa.

La medida que más llamó la atención es la “bienvenida” que recibieron las personas que visitaron a algún pariente en el reclusorio, porciones de gel antibacterial. Hombres, mujeres, niños y ancianos recibieron de las brigadas la sustancia e información higiénica. Se supone que en el interior del penal se aplican otras medidas. E

l doctor Jorge Mendoza Mézquita, secretario estatal de Salud, indicó que ya se han aplicado 150 dosis de vacuna contra la influenza en el Cereso de Mérida a personal de alto riesgo del área médica, y los internos son valorados para detectar la enfermedad. Sobre la persona que falleció, el funcionario dijo que por el momento no se proporcionará su identidad, para cumplir lo que marca la legislación federal en la materia y por respeto a los deudos. De acuerdo con el secretario de Salud aún no se ha determinado la presencia de influenza en el Cereso.-

El camionero Santos Damián Ek González, detenido porque casi mata a un ciclista, relató parte de su rutina: “Trabajo turno de 24 horas, tomo una caguama, descanso un poco y sigo manejando”. Ese comentario lo hizo como “justificación” por haber propiciado el choque con un ciclista en el Centro de la ciudad. “¿Tantas horas trabaja?”, fue la pregunta forzada. “Sí, es el turno que nos tienen asignado, de día y de noche. Hay mucha tensión, cansancio, de todo”, dijo. “Por eso tengo que tomar una caguama y descansar un poco”, añadió. En el Juzgado 5o. Penal el camionero es sometido a juicio porque el pasado fin de semana propició un accidente cerca de San Cristóbal: embistió al ciclista José Antonio Chan Pech, de 50 años, a quien fracturó ambas piernas. Tenía a su cargo la ruta “Mérida-Kanasín”, de “Rápidos de Kanasín”. Sobre el choque, expresó que el ciclista intentó cruzar cuando el camión giraba a su derecha. “No lo vi, yo estaba en mi carril”, señaló. En cambio, el lesionado afirma que iba en su bicicleta, se le aparejó el camión y de imprevisto giró y lo chocó.-

Miguel Arturo Alcocer Sánchez fue detenido por fraude que le atribuye su prima Claire Larisa Tun Sánchez, quien reclama la devolución de $150,000. “Me vendió una casa, pero resulta que no es de él. Tampoco me devolvió mi dinero”, señaló la quejosa en su denuncia del año pasado. Expresó que el inculpado, acompañado de una hermana suya, acudieron ante la quejosa con el argumento de que les urgía dinero y a cambio ofreció una casa que tenía un gravamen “casi resuelto”.

En una segunda visita, insitiendo en el dinero, el inculpado recibió la cantidad, según la denunciante. Sin embargo, en el Juzgado 7o. Penal, el detenido negó los hechos con el argumento de que desconoce por qué su pariente lo acusa. Dijo que no tiene ningún adeudo. Pidió la fijen una fianza, la que se depositó por medio de una póliza. En ese mismo juzgado declaró Luis Enrique Campos Hu, acusado de robo en una tienda. Se habría apoderado de decenas de piezas. “Estaba caminando con una muchacha, nos íbamos a un hotel, cuando me detuvieron. Estoy peleado con mi esposa”, expresó. La detención fue en la 56 entre 69 y 71.-

Acusado por su esposa, Vidal Moo Ek se enfrentó en un careo a la versión de su suegra: “Vi que le pegues, siempre la maltratas”. Considerado un careo “difícil” por la cercanía entre el detenido y su madre política, la diligencia resultó tal: ambos discutieron sobre las versiones encontradas. Hay dos quejas, ambas promovidas por María Gabriela Puc Moo, quien reclama manutención para los hijos de ambos. También denunció lesiones, ya que, afirma, fue golpeada varias veces por Moo Ek. “Sólo le di un empujón, no le pegué como ella dice”, indicó el acusado en el Juzgado 5o. Penal donde se llevó al cabo el careo. Por otro lado, en el Juzgado 4o. declaró José Efraín Chan Caamal, acusado de robar un celular a María Félix Poot Gómez. El acusado negó los cargos.-




Volver arriba