Policia en corto

Los cinco vehículos involucrados ayer en una carambola en la Avenida Yucatán

Daños materiales fue el saldo de una carambola que involucró a cinco vehículos ayer en la avenida Yucatán, a las 4 de la tarde. El conductor del Fiesta placas ZAD-16-57 transitaba de Norte a Sur sobre dicha avenida, cuando al cruzar la calle 22 del fraccionamiento Las Águilas un auto se detuvo bruscamente y para no impactarlo el conductor frenó. Según dijo, alcanzó ver que el auto que iba detrás de él, el Nissan Tiida placas ZAJ-24-42, también frenó, pero de pronto se escuchó un frenón y sintió el impacto. Al bajarse se dio cuenta de que el Spark, placas ZAH-49-11, impactó al Chevrolet Aveo placas ZAL-96-11 y éste a su vez al Tiida, que se proyectó contra su vehículo. Momentos después, una camioneta Renault Duster, placas ZAP-16-89, intentó frenar y esquivar el accidente, pero no pudo y le dio al Spark. Los conductores coincidieron con la versión del conductor del Fiesta, todos los vehículos están asegurados, por lo que en pocos minutos llegaron sus representantes, para llegar a un acuerdo. Al lugar llegaron agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, quienes se hicieron cargo del accidente, por fortuna ninguno resultó con lesiones graves.- Ernesto Pinzón Franco

Dos accidentes, ocurrieron de manera simultánea en el centro de Mérida, con saldo de dos heridos. Ambos ocurrieron ayer a las 11 de la mañana. En la calle 62 con 71 del centro de Mérida el taxista Wilberth Israel Quintal Correa resultó lesionado luego de que su taxi fue impactado por una camioneta Voyager, cuyo conductor intentó ganarle el paso. De acuerdo con los datos el taxi placas de la agrupación taxi plus, manejado por Quintal Correa, transitaba de Norte a Sur en preferencia sobre la calle 62. Al llegar a la calle 71 su taxi fue impactado por la camioneta Voyager conducida por José Antonio Flores Serrano. La camioneta transitaba de Poniente a Oriente sobre la calle 71, al llegar a la 62 le intentó ganar el paso al taxi lo que ocasionó el accidente. El impacto ocasionó que se estallara la llanta del taxi y su chofer resultara lesionado. Paramédicos de la Policía Municipal, lo auxiliaron. Resultó policontundido. A la misma hora pero en el atrio de la iglesia de Santiago, Andrés Celis Can, de 39 años de edad, cortaba unos arbustos pero perdió el equilibrio y cayó sobre las puntas del enrejado de la iglesia. Una de las puntas se le incrustó en el glúteo derecho. Paramédicos de la Policía Municipal, lo auxiliaron. Luego se zafarlo lo trasladaron al hospital a bordo de la ambulancia de la Policía Municipal. Según, el reporte médico perdió mucha sangre y la punta topó con el hueso lo que podría traer consecuencias. Celis Quintal, estaba cortando los arbustos del atrio de la iglesia, cuando en un descuido resbaló y cayó sobre las puntas del enrejado. Decenas de personas se arremolinaron para ver las labores de los socorristas.- David Chan Caamal

Luto, brigadas de salud y tapabocas se vivieron ayer en el reclusorio, donde se habla de dos fallecidos por influenza. A la muerte de un hombre de 40 años, de la que publicamos ayer, se agrega la de un médico, ocurrida también por influenza. Enfermeras y médicos portaron ayer lazos negros en el pecho como señal de luto. El médico fue identificado como Jorge Cámara Castro, de 50 años, quien murió el pasado fin de semana. Con el luto, brigadas de salud ingresaron ayer al reclusorio y dieron pláticas de cuidado a los internos. También se instaló un “arco sanitario” que consiste en revisar a quienes entran al penal para evitar contagios. Las medidas de seguridad llegaron hasta los juzgados penales, pues numerosos empleados del penal laboraron con tapabocas. Una serie de versiones sobre las muertes rodeó la jornada de ayer, principalmente entre los familiares de los internos. Se espera que hoy haya más medidas sanitarias para prevenir contagios. Hace algunas semanas en los juzgados se colocaron dispensadores de gel antibacterial. Sin embargo, el gel se agotó desde hace mucho tiempo. La colocación de los dispensadores se hizo a partir de un caso de influenza en empleados judiciales.- Rudesindo Ferráez.Casi 100 añosUna mujer se inconformó con los 97 años de prisión que le impuso el Juzgado 8o. Penal por delitos sexuales cometidos y permitidos contra sus hijos, menores de edad. La sentenciada es Lucía López González, quien fue acusada, al igual que su esposo, Héctor Raúl Tamayo Lizama, a varias décadas de cárcel; sin embargo, por disposición legal se le redujo a 40 años, la pena máxima en Yucatán. Los cónyuges, quienes aceptan los hechos de manera parcial, no están de acuerdo con las condenas. Este caso se inició en ese juzgado en 2008, cuando fue descubierto que el acusado sostenía relaciones con su hija y la acusada con su hijo, los dos menores de edad. Los hechos fueron en la Mayapán. También se condenó a multas de más de $139,000 ó pasar en prisión 6,370 días más.- R.F.G.




Volver arriba