Persiste rito maya para las cosechas

En honor de Santa Inés, la danza con pavos en Dzitás

Como cada año en la madrugada del 21 de enero, ayer se realizó puntualmente en el poblado de Dzitás la danza del Koot’s kaal tso’, que en lengua maya quiere decir “torcer el cuello al pavo”, en la que 48 parejas bailan cargando un ave cada una, al cual estrangulan durante el baile.

La ceremonia se inicia a las 2 de la mañana en la plaza del pueblo y tienen marcada influencia prehispánica relacionada con los ciclos agrícolas, aun cuando se realiza en honor de Santa Inés, patrona de la comunidad.

El municipio de Dzitás se encuentra a 25 kilómetros de la zona arqueológica de Chichén Itzá; es de los lugares donde aún se realiza la danza del “Koots kaal tso’”, en la cual participan 48 parejas de hombres que cargan uno o dos pavos y cada uno va acompañado de una madrina.

Los danzantes, quienes conforman tres grupos, Nojoch kuuch, Chúumuk kuuch y Chichan kuuch, entran a la plaza con las dianas que en esta ocasión tocó la Orquesta Jaranera de Valladolid; avanzan formando un círculo con pasos que simulan los movimientos del pavo, al cual deben torcer el cuello a partir de la cuarta vuelta de un total de nueve en un sentido y nueve en otro.

Nicolás Chan Puch, integrante del grupo Chichan kuuch, informó que para esta festividad los pobladores se organizan con un año de anticipación, cuando se empiezan a criar los pavos y se designan los cargos.

Explicó que con ayuda de Dios y de la Santa Virgen este año esperan obtener buenas cosechas, ya que han cumplido el compromiso de hacer el “Koots kaal tso’”.

Ubaldo Herrera Cahún, de 69 años de edad, señaló que el compromiso de participar en las celebraciones se manifiesta en Semana Santa cuando se designa quiénes serán los tres principales encargados de organizar los festejos para el siguiente año, y quiénes designarán a los participantes, que son un total de 48 bailarines más ayudantes.

“Este año el Nojoch no hizo las cosas como se debe, dejó todo a última hora y al terminar la danza no se tenía completo el dinero para pagar a la orquesta”, indicó.

La forma en que se realiza la danza “se refleja en un beneficio o perjuicio” para toda la comunidad. Ésta vez la cosecha no fue buena; en su caso, de 80 “mecates” de maíz que sembró, don Ubaldo sólo cosechó 30 sacos, cuando regularmente recolecta dos por cada mecate.

En general para todos los campesinos de Dzitás la cosecha fue muy mala, de modo que éste año se tomará muy en cuenta que las personas que hagan una promesa puedan cumplirla y organizar bien la danza.

Al terminar ésta los pavos se llevan a la casa de los cargadores donde se despluman y se prepara en “ko’ol”, que luego se reparte entre los participantes de la danza.

A pesar de ser una manifestación única de la cultura maya la festividad se realiza con los fondos de los 48 socios del Gremio 20, pues no cuenta con el apoyo de ninguna institución oficial para sufragar sus gastos.- Alejandro Moreno Peña

Referencias | Códice

El sacrificio de los pavos ligado a los ciclos agrícolas aparece en el Códice Dresde

Dios de la lluvia

En las páginas 54c, 55c, 56c y 57c del Códice Dresde aparecen cuatro imágenes de diferentes deidades (dios del sol, dios de la lluvia Mox, dios de la muerte Yum Tzek y el dios del cielo Itzamna), cada una sembrando maíz y ofrendando un pavo en sacrificio al Dios de la Lluvia, según el Compendio Xcaret de Yuri V. Knórosov. Ed. UQROO




Volver arriba