Opciones para la cena

Productos a bajos precios se ofrecen en dos mercados

1 / 5


Un puesto de manzanas y uvas que se instaló sobre la acera del mercado Lucas de Gálvez con motivo de la temporada decembrina
Mazapanes, coquitos, sunchos, garapiñados y otros dulces tradicionales se ofrecen en el interior del Lucas de Galvez; abajo de estas líneas, una vendedora atiende otro puesto que ofrece dulces de tejocote y de yuca en el mismo centro de abasto
Huésped de honor en la fiesta de fin de año, el pavo no podía dejar de ofrecerse en el Lucas de Gálvez; a la izquierda, venta de uvas


En estas fechas los mercados Lucas de Gálvez y San Benito son alternativas para familias de bajos ingresos económicos que también quieren disfrutar de una cena para recibir al Año Nuevo y disponen de pocos recursos para comprar los ingredientes.

En esos lugares hay paquetes de manzanas y bolsas de cacahutes a $10, botellas de sidra a $50 y dulces de $2, entre otros ejemplos.

Entre el gentío que en estos días llena los pasillos de esos centros de abasto se ofrecen gallinas, pavos y gallipavas engordadas para estos días; las hay vivas y sacrificadas, listas para meterlas a la olla.

También se pregonan las carnes de res y cerdo en trozos, con hueso o molida, o bien las bolsas de las llamadas “menudencias” para elaborar algún guiso, un buen caldo o tener el ingrediente básico para elaborar modestos sándwiches.

En la sección de abarroteros uno de los productos de más demanda ahora son las pastas para elaborar sopa de coditos.

Hay además variedades económicas de quesos y jamones para ese mismo fin. En la sección de granos se puede elegir frijol de varios tipos para cocerlo y después freirlo y colocarlo en la mesa acompañado de tostadas.

Numerosas vendedoras paradas en los accesos o al frente de puestos fijos o improvisados ofrecen las verduras y legumbres para la ensalada yucateca: remolacha, lechuga, zanahoria y papa.

Todo ello generalmente en porciones pequeñas o presentaciones económicas para que estén al alcance del bolsillo de quienes tienen salario mínimo o bien carecen de ingreso fijo.

Y a diferencia de los supermercados y otras grandes tiendas similares, esos dos centros de abasto son de los escasos sitios donde todavía se puede encontrar dulces tradicionales.

En esta semana la vista y el olfato del visitante se llenan con los colores y aromas de yuca, calabaza enmielada, cocoyol, ciricote, mazapanes a base de semilla de calabaza, dulces de coco y pepita, sunchos, paletas, garapiñados y pirulines.

Buena parte de esos postres son preparados por las mismas personas que las venden, y en su elaboración utilizan recetas que pasaron de generación en generación. Los ofrecen en jícaras o pequeños platos de plástico.

Desde el comienzo de la temporada navideña los comerciantes de esos dos centros de abastos pusieron a disposición del público lo necesario para realizar posadas y otras fiestas decembrinas incluyendo la de Nochebuena. Y ahora ofrecen los ingredientes para la cena del fin de año.

Abundan los lugares en los que se exhiben pequeñas manzanas amarillas empaquetadas para venderse a $10 la bolsa, cada una con cinco, seis o siete piezas, según quien las ofrezca y el tamaño y frescura de la fruta.

Lo mismo ocurre con la uva, ya que puede conseguirse un ramo por esa misma cantidad.

Esas frutas se hallan en puestos improvisados en las aceras, pasillos y otros sitios de esos mercados. El producto no está acompañado de decorados, luces ni carteles navideños que los hagan más atractivos a la vista.

En el Lucas de Gálvez y el San Benito también abundan las bolsas grandes de cacahuates con cáscara, recién cosechados y provenientes del sur del Estado, para llenar las piñatas, obsequiarlos en bolsitas a los niños o bien usarlos como botana.

En menor medida hay peras y fresas, estas últimas a $10 el paquete.

Aunque escasas también hay nueces en dos variedades, en bolsas de $75, lo cual hace que la mayoría de quienes asisten a esos sitios las pasen por alto y ni siquiera pregunten por ellas.

Algunos puestos ofrecen además botellas de sidra de varios precios. Lo que no se vio fue el bacalao y se puede adivinar la razón de esto.

Comerciantes de esos sitios de abasto indicaron que buena parte de los meridanos se surte en esos mercados porque en ellos los precios son más bajos que en las grandes tiendas. Y una razón de esto es que parte de quienes ofrecen la mercancía son productores de las mismas o bien las compran a mayoreo en la Central de Abastos.

Entre quienes visitan el Lucas de Gálvez y el San Benito figuran familias del interior del país que ahora radican en Mérida y se sorprenden de no encontrar ahí romeritos, un ingrediente que no falta en la mesa de los hogares de la ciudad de México en estas fechas.

Donde sí abunda ese vegetal es en los supermercados, en los cuales se ofrecen otros productos de gran consumo en el centro del país.- Hansel Vargas A.

Mercados | Muestrario

En estos días el Lucas de Gálvez y el San Benito registran gran movimiento.

La cena de fin de año

Esos dos centros de abasto ofrecen productos a bajo precio o en presentaciones económicas para quienes no pueden gastar mucho en la celebración para despedir el 2013 y recibir el 2014.

Dulces típicos

Ambos lugares son de los escasos sitios en los que todavía se puede conseguir dulces típicos de esta tierra, como yuca, cocoyol y mazapán de pepita.




Volver arriba