“Nunca me lo imaginé”

La doctora Gina Villagómez habla de una agresión

1 / 2


Una de las mantas arrebatadas a los manifestantes el miércoles frente al hotel Fiesta Americana, donde hoy hoy concluye la plenaria de los senadores del PRI. El ataque ayudó a dar mayor difusión de la protesta
Momento en que un grupo de personas arranca la manta


“Nunca me imaginé que se volviera a repetir en el Estado la agresión del 4 de julio”, afirmó la doctora Gina Villagómez Valdez en referencia al ataque a un grupo de ciudadanos que protestaban contra la construcción del paso deprimido en 2011.

La investigadora de la Uady es una de las personas que fueron agredidas anteanoche durante una protesta pacífica a las afueras del hotel Hyatt, donde horas más tarde se llevó al cabo un coctel de bienvenida por la IV Reunión Plenaria de Senadores del Partido Revolucionario Institucional y Partido Verde Ecologista de México.

La doctora Villagómez explicó que llegaron frente al hotel sede de la reunión priista donde desplegaron unas mantas en protesta por los malos manejos de la administración de la ex alcaldesa Angélica Araujo Lara, ahora senadora de la República, y por el desorden de la administración de la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco.

Recordó que en ese momento a sus alrededores había una fuerte operación de agentes de la Secretaría de Seguridad Pública que tenían blindada la zona por el evento político, también había varios reporteros, fotógrafos y varias personas encargadas del protocolo del evento.

En ese momento, recuerda que se les acercó una persona que fingió que se tropezó para arrancarles de las manos la manta con sus mensajes de protesta.

El ataque le ocasionó una lesión en la mano y la misma situación ocurrió con sus compañeros que se encontraban a unos metros. “Fueron grupos de choque”, indicó.

La actitud del atacante, según la entrevistada, fue presenciada por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública. Sin embargo, como ocurrió el 4 de julio, los agentes no intervinieron, “dejaron que nos violentaran”.

La doctora explicó que se siente insegura en la ciudad más segura del país.

La agresión es un claro mensaje que en el Estado no hay libertad de expresión, además se atenta con la integridad física de los manifestantes y contra los derechos humanos -indicó.

Los manifestantes tenían programada una protesta para ayer a las puertas de los hoteles Fiesta Americana y Hyatt, donde se concentrarían los senadores del PRI y funcionarios federales de alto nivel, sin embargo, tras la represión, decidieron cancelarla por falta de garantías.

“En lo personal me siento vulnerada e indignada”.

La intención nada más era manifestarnos de manera pacífica y nunca pensamos que pudiera ocurrir una situación como esa. “Es más, yo fui con tacones”, indicó la entrevistada.

Pero lo bueno, consideró, es que con la agresión nuestras protestas tuvieron repercusión en todas partes, incluso en el ámbito nacional.

De los cuatro manifestantes, dos sufrieron lesiones: Gina Villagómez y José Luis Sierra, pero indicaron que no van a denunciar penalmente los hechos.

El doctor Alfonso Peniche Manzano señaló que el hecho de que les arrebataron las mantas de protesta frente al hotel Hyatt es una agresión porque atenta contra la libertad de expresión.

“Eso demuestra que Angélica Araujo Lara aún tiene en activo a sus ‘Calines’, para agredir a quien se manifieste en su contra, mientras que la impunidad sigue”.- David Chan Caamal/ Alejandro Moreno Peña

De un vistazo

Posición del PAN

La nueva cobarde agresión perpetrada contra ciudadanos que protestaban anoche contra la senadora Angélica Araujo Lara, ex alcaldesa de Mérida, es la confirmación de que en Yucatán seguimos viviendo una extensión del “Ivonnato” y que nada ha cambiado respecto a esas prácticas, manifestó Gerardo Bolio de Ocampo, presidente del comité del PAN en Mérida.

Reprimenda

El esquema de reprimenda que aplicaron los vándalos la noche del miércoles fue exactamente el mismo que pusieron en marcha las autoridades estatal y municipal bajo el mando de Ivonne Ortega y Angélica Araujo, el 4 de julio de 2011: el objetivo fue desalojar violentamente a los manifestantes sin que la policía estatal haga intento alguno para defender a los agredidos.




Volver arriba