“No paran de llegar”

Ya se registraron 18 casos de pepineros descompresionados

Un pepinero de Las Coloradas durante el tratamiento para la descompresión en la cámara hiperbárica  del IMSS de Tizimín

TIZIMÍN.- Desde que se inició la tercera temporada del pepino de mar no paran de llegar enfermos por descompresión al Seguro Social, afirma el director de la clínica local, doctor Francisco López Díaz.

El médico dice que apenas ayer se le dio de alta al último descompresionado que ingresó el sábado pasado para su estabilización en la cámara hiperbárica.

Cifra de pacientes

Juan Carlos Tec Tun, galeno responsable de los enfermos por descompresión, comenta que desde la semana pasada que se inició la temporada de pepino de mar hasta ayer ya registraron 18 descompresionados. Cinco de ellos se han presentado en estado grave y se les ha tenido que poner soluciones y medicamentos para que no se les inflame el cerebro.

El doctor explica por qué se da la descompresión en los buzos y como logran sacarlos del malestar. “En el medio ambiente solo respiramos 21% de oxígeno el 78% es nitrógeno y el resto se divide en dióxido y en monóxido de carbono así como de otros gases”. “Entonces para que un buzo se descompresione suceden tres cosas: la primera que es la profundidad, mientras más profundo buceen más riesgo hay; segundo, el tiempo que se encuentren laborando, es un factor por el cual la mayoría se descompresiona; y el último que se trata del ascenso, todo depende de cómo van a subir”. “Hay buzos que después de trabajar dos o tres horas a profundidad salen de golpe y no saben que cada diez metros que se van sumergiendo aumenta una atmosfera de presión y esa concentración de oxígeno que tenemos aquí arriba que es de 21% y la 78% de nitrógeno se duplica a tres atmósferas”.

“Si exponemos el cuerpo a un cambio brusco de presión vamos a ocasionar que se forme un gas que se llama óxido nitroso, que comienza a circular en diferentes partes del cuerpo. Además puede formarse una burbuja con exceso de él, que puede parar en el hombro, el codo, la médula espinal, rodilla o el cerebro y dependiendo de eso es donde se van a presentar los síntomas”, apunta el galeno.

Cámara hiperbárica

“Si en su sangre tienen óxido nitroso, al meterle presión al cuerpo mediante la cámara hiperbárica provocaremos que las burbujas de ese gas se deshagan, es decir, separan el oxígeno y el nitrógeno, así el cuerpo la puede eliminar”, comenta el galeno. A través de la cámara hiperbárica se les mete aire comprimido, simulando que están buceando 15 metros debajo el agua pero hay que estar pendientes del tiempo para estabilizarlos. “Normalmente ando revisando a los pacientes a cada determinado tiempo hasta lograr sacarlos a la superficie”. -

De un vistazo

Bucean mucho tiempo

El médico Carlos Tec Tun, responsable de los enfermos por descompresión, dice que los buzos buscan ganar tiempo, bajan rápido y como ven regado el pepino tardan mucho tiempo abajo, por eso se les forma el óxido nitrosos.

No es inmediato

“Quieren ganar dinero pues hay unos que por cada embarcación traen hasta 600 kilos en un día. Al principio no lo sienten, hasta después de su jornada se comienzan a sentir mal”, apunta.




Volver arriba