“No me di cuenta de que hacía”

Formal prisión para sujeto que mató a su mujer

“Estaba tomado, no me di cuenta de lo que hacia”, expresó Hilario Chac Cuxim, quien hace unos días ultimó a su amasia a cuchillazos, por ser “infiel”.

Ayer, el actuario José Rafael Dzul Tec, del Juzgado 8o. Penal, llamó a la rejilla metálica al detenido para informarle de la formal prision en su contra por la muerte de Bibiana Avila Tepal, quien tenía 48 años.

El funcionario escuchó al detenido quien agregó: “cuando me di cuenta, ya lo había hecho, no me quedaba más que acabar conmigo”.

En esos momentos, recuerdó, se hizo varias heridas, una en el estómago y luego se encerró en un baño a fin de no recibir ayuda y morir.

Sin embargo, quienes presenciaron parte de los hechos avisaron a la policía y Chac Cuxim fue sacado del baño y llevado a un hospital. Luego, al reclusorio meridano.

En su primera comparecencia en público, pues la anterior fue cuando admitió los hechos, pero en el hospital O’Horán, Chac Cuxim dijo estar arrepentido con el giro que ha dado su vida.Era contratista de obras, tiene una camioneta, una familia, amigos, etc.”Quiero cambiar mi declaración, algo se tiene qué hacer, no puedo seguir aquí muchos años”, dijo, poco después, a un defensor de oficio.Sin embargo, legalmente poco se puede hacer, ya que tanto las pruebas como las dos confesiones del acusado apuntan a una sentencia de más de 25 años de prisión.Cuando ocurriero los hechos, la anoche del domingo 22, descubrió unos “chupetones” en el cuerpo de su amasia, discutieron y en un arranque de celos le clavó varias veces un cuchillo y luego intentó suicidarse.Versiones de vecinos indican que la occisa, a pesar de que había “formalizado” su vida con Chac Cuxim, seguía acudiendo a sitios donde el acusado la conoció, como restaurantes y frecuentaba amigos en el centro de la ciudad.Pidió que un hijo suyo se haga cargo de la camioneta que dejó estacionada frente a la casa donde ocurrieron los hechos, en la San José Tecoh, a unos 200 metros del reclusorio.- Rudesindio Ferráez García




Volver arriba