Misterio que atrae turistas

Interés mundial por las momias de Santa Elena

Un camarógrafo graba en vídeo una de las vitrinas en las que se resguardan a las momias de Santa Elena

Las momias de Santa Elena atraen el interés mundial al recibir este enero visitantes de Estonia, Bélgica, Alemania, Italia, Francia, Canadá, Estados Unidos e Inglaterra, entre otros países.

A diario el museo donde se encuentran estos restos que datan del siglo pasado, ubicado en un anexo a la parroquia de San Mateo, recibe visitantes no sólo de otros países sino también de diversos estados de la república y de municipios yucatecos.

En su registro de visitantes se asienta que tan sólo en lo que va de este mes los visitantes suman cerca de 200, lo que ha superado cifras pasadas y el promedio diario entre semana de cinco visitantes y 20 los sábados y domingos.

Cuatro momias y un entierro prehispánico se exhiben en este lugar conformado por cuatro salas, cuyas paredes se adornaron con glifos mayas que tratan de relatos de la comunidad y que contienen en su interior muestras fotográficas, exhibición de piezas arqueológicas, trabajos con la fibra del henequén y la historia de su proceso.

La historia de las momias de Santa Elena está llena de misticismos y temores, pero también de orgullo comunitario. Los hechos se remontan a 1980, cuando se realizaron obras para la nivelación y cambio del piso de la iglesia de San Mateo y se encontraron 12 pequeños ataudes, noticia que causó expectación entre los habitantes y se publicó con el título “los enanos de Santa Elena”.

El hecho fue reportado al Centro Regional del Sureste del INAH y se efectuó un reconocimiento en el sitio del hallazgo; los investigadores a cargo de esto fueron los arqueólogos Peter J.Schmidt, Norberto González y la antropóloga Lourdes Márquez.

Al analizar los restos se concluyó que no se trataba de enanos, sino cadáveres infantiles los cuales por alguna razón no habían sufrido el proceso de descomposición de algunas partes blandas del cuerpo y se preservaban en estado de momificación.De los 12 ataúdes, tres fueron trasladados al departamento forense de la policía de la ciudad de Mérida; de los nueve restantes sólo fue posible obtener cuatro, los otros cinco que habían quedado en el bautisterio se enterraron nuevamente bajo el piso de la iglesia. Por desgracia los ataúdes fueron quemados sin que se pudiera registra algún dato sobre ellos.Los cuatro restantes con sus respectivos ataúdes fueron sujetos a conservación e investigación por el Departamento de Restauración del Centro INAH Yucatán, empacadas al alto vacío tal y como se conservan hoy en el museo.

José Guadalupe Huchim Herrera, director de la zona arqueológica de Uxmal y la Ruta Puuc, señaló que a diferencia de las momias que hay en otros lugares, y que se conservan de forma natural o artificial para diversos fines, (entre ellas la trascendencia o la reencarnación) el proceso de momificación de los cuerpos de Santa Elena se dio de manera casual.

Egipto, Perú, Alaska, Islas Canarias, Australia y México son ejemplos de culturas antiguas que comenzaron a momificar a ciertos personajes, mediante técnicas especiales para la preservación del cadáver, aunado a este proceso una especie de rito religioso para preparar artificialmente los cuerpos. La palabra momia deriva del árabe mumiya, que significa betún (embetunada).- Luis Alpuche E.

Puntos claves

Horario

El Museo de las Momias abre toda la semana. De lunes a viernes el horario es de 9 a.m. a 6:30 p.m. Sábado y domingos de 9 a.m. a 8 p.m. No pagan las personas con credencial del Inapam, los estudiantes con credencial y los menores de 12 años. Nacionales pagan $5, extranjeros $10 y para el uso de los baños una colaboración de $3.

Restricciones

No se permite: tocar, fumar, introducir bebidas embriagantes, alimentos, fotografías con flash, tripié ni personas en estado inconveniente. El teléfono para informes 997-978-51-27.




Volver arriba