Mérida amanece solitaria

Las calles, aún con las huellas de la noche de fiesta

La mayoría de las calles del Centro permanecían semivacías hasta bien entrada la mañana de ayer, en el primer día de 2014. Un aspecto de la Segunda Calle Nueva, que unos días antes lucía totalmente repleta

Con neblina y fresco recibieron ayer los meridanos el primer día de 2014, algunos aún festejando y otros haciendo ejercicio en las avenidas, aprovechando las calles vacías y la escasa actividad.

La lluvia y humedad que prevalecieron la noche del martes no impidieron que, sobre todo en las colonias populares de la ciudad, se quemara el tradicional “viejo”, que representa el año que acaba, y en muchas de las calles se notaban las huellas de esa práctica, en las paredes chamuscadas e incluso sillas quemadas.

A diferencia de los días previos, ayer fue lenta la reactivación de las actividades en la ciudad, incluso algunas oficinas de atención a los clientes, como Telcel, programaron el comienzo de sus labores a partir del mediodía.

Contrario a la cotidiano, las principales calles y avenidas de la ciudad, que en un miércoles normal registran gran actividad desde muy temprano, ayer permanecían prácticamente vacías.

Las calles céntricas, que hasta la noche anterior registraban intenso tránsito, ayer, por el contrario, estaban tan solitarias que algunos las usaron para correr, como hicieron algunos deportistas en la 58 con 61, en pleno centro de la ciudad.

Policías y empleados de servicios de limpieza eran de los pocos que se veían desde temprano -las siete de la mañana- en las calles, cumpliendo con sus labores, como si fuera para ellos un día normal, cualquier otro.- David Domínguez Massa.




Volver arriba