Mauricio Vila: Las leyes obligan a cuidar de nuestros adultos mayores

Mauricio Vila: Las leyes obligan a cuidar de nuestros adultos mayores

Mauricio Vila: Las leyes obligan a cuidar de nuestros adultos mayores

En vísperas del Año Nuevo, cuando afloran los momentos de reflexión y los propósitos para 2014, el diputado Mauricio Vila Dosal hace un llamado para cuidar a los adultos mayores, particularmente a los que están enfermos, en situación vulnerable o son abandonados por sus familiares.

De visita en el Centro de Atención del Adulto Mayor del DIF Municipal, ubicado en el fraccionamiento Juan Pablo II, el legislador pregona con el ejemplo, ya que, al escuchar sus historias, decidió “adoptar” a dos abuelitas, a fin de este pendiente de ellas y ayudar en su cuidado.

Se trata de Doña Carmen y Doña Irma, de 70 y 84 años de edad respectivamente. Esta última padece de artritis reumatoide, enfermedad que está muy avanzada y la mantiene postrada en la cama, sin poder valerse por sí misma.

Tristemente, señala el diputado, hay familiares que si pueden hacerse cargo de sus padres y abuelos pero se les hace fácil deshacerse de ellos y pasarles la responsabilidad a las autoridades, faltando así a su compromiso y obligación de velar por ellos.

El Centro de Atención al Adulto Mayor del DIF Municipal es el único albergue público en Mérida, de manera que hacen falta más centros de asistencia de ese tipo para apoyar a las personas de la tercera edad que no tienen familiares.

Vila Dosal advierte que no sólo por cuestiones de gratitud, humanidad y correspondencia se debe velar por los adultos mayores sino las leyes obligan y hasta sancionan a quienes no se ocupan y abandonan a su suerte a sus padres y abuelos.

El nuevo Código de la Familia del Estado de Yucatán y la Ley para la Protección Social de las Personas en Edad Senescente, subraya el diputado, obligan a los familiares a velar por sus adultos mayores.

Esa Ley existe desde hace 14 años y en su artículo 5, que se refiere a las obligaciones de los familiares, plantea aspectos básicos como “procurar la permanencia de sus familiares en edad senescente dentro del núcleo familiar, salvo los casos que por enfermedad o cualquier otra cosa grave, se requiera su inmediata atención en alguna institución de salud”, enfatiza el legislador.

Con el nuevo Código de la Familia, los abuelos pueden demandar a sus hijos, nietos y otros familiares para que les den atención, comenzando con la alimentación, es un derecho que les concede esa norma, apunta el diputado Vila Dosal.

Es inconcebible que los abuelos sean considerados un estorbo o una carga cuando han dado todo por sus hijos, representan un cúmulo de experiencias que pueden mejorar la calidad de vida de sus descendientes y en muchos casos hasta pueden ayudan a cuidar a los nietos, indica el legislador.

Vila Dosal exhorta  a las personas que tienen adultos mayores en casa a cuidarlos, puesto que ahora es el turno de los hijos y los nietos, velar por el bienestar del abuelito o abuelita, quienes se sacrificaron y dieron mucho para que su familia tenga lo mejor y sean personas productivas.

“Aún tienen mucho que aportar a la sociedad, pero sobre todo a la familia, nada se compara con el cariño, la experiencia y el conocimiento que pueden darnos nuestros abuelitos”, recalca.

De acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Población (CONAPO), la esperanza de vida actual para mujeres es de 75.3 años y para los varones, de 72.9.; en 1930 era de 34 años ambos y en 2005, aumento a más de 70, por lo que es importante que se tengan programas que beneficien a este grupo  poblacional, además de que cuenten con protección legal.- (Boletín de prensa)

Etiquetas:,