Mañana de choques

Cuantiosos daños materiales y un lesionado, el saldo

1 / 2


Arriba, el Attitude cuya conductora se pasó una señal de alto y chocó con un Jetta Clásico en la Col. Benito Juárez Norte. Debido al choque, los bomberos rociaron aserrín (izquierda) para limpiar el aceite y combustible que quedaron regados en la vía


Dos guiadores de vehículos con placas foráneas ocasionaron espectaculares accidentes ayer, con saldo de una persona herida y cuantiosos daños materiales.

De acuerdo con los datos recabados en el lugar del primer accidente, el Attitude placas UUS-65-52, del estado de Quintana Roo, manejado por Irlanda Denise Sánchez García, de 34 años de edad, transitaba de Norte a Sur sobre la calle 52 de la colonia Benito Juárez Norte y al llegar a la 41 no respetó el alto de disco y cruzó.

En ese momento transitaba en preferencia, de Oriente a Poniente y sobre la calle 41, el Volkswagen Jetta Clásico placas ZAH-58-98, manejado por María del Mar Isla de la Riva, de 42 años de edad.

Por el impacto, la señora Isla de la Riva perdió el control del volante y su auto volcó sobre su toldo, recorriendo así unos 10 metros.

El Pointer chocó con la camioneta Frontier placas YR-02557, de Rusell Manuel Ordóñez delgado, de 29 años de edad, vehículo que se encontraba estacionado. A su vez, la Frontier chocó con la Ranger YP-59537, propiedad de Eduardo José Briceño Navarrete, de 49 años, que también estaba estacionada.

Al lugar llegó la ambulancia Y-3, al mando de Addy Cetz, quien valoró a María del Mar Isla, guiadora del Volkswagen Clásico. La mujer sufrió golpes menores en brazos y piernas, no ameritó traslado al hospital. Los daños se estimaron en cerca de $200,000.

El otro accidente ocurrió al mediodía en la calle 84-A con 49 del Centro de Mérida, donde el Malibú placas XHZ-47-46, del estado de Tamaulipas, manejado por Armando Jesús Vera, no respetó el alto de disco y chocó con el Tsuru placas YZT-76-68, cuya guiadora, Grisel Barbosa Canul, perdió el control del vehículo, se subió a la acera y se estrelló con un predio.

No hubo heridos de gravedad, pero sí cuantiosos daños materiales. Ninguno de los guiadores tenía seguro.

Al lugar arribaron agentes de la SSP, cuyo perito les preguntó de qué manera solucionarían el problema, si requerían su intervención o llegarían a un arreglo. Les explicó el procedimiento.

El visitante, originario de Altamira, indicó que no tenía seguro y nada más contaba en ese momento con $8,000. “Me van a realizar un depósito para cubrir los gastos”, le indicó a la afectada.

Los guiadores no llegaron a un arreglo y fueron trasladados al edificio de la SSP y luego turnados al Ministerio Público, donde se resolvería la situación.- D.Ch.C.




Volver arriba