“Lengua larga, cola corta”

Opinan que el ex tesorero sólo evade su responsabilidad

Alejandro Ruz Castro, secretario del Ayuntamiento meridano

“Para tener lengua larga hay que tener cola corta”, dice Juan Barea Canul, coordinador de los regidores del PAN, al responder a las declaraciones del ex tesorero Carlos Bastarrachea Lara de que el proceso contra él y otros ex funcionarios municipales es sólo “un cirquito mediático” y un distractor ante los gastos para la nueva sede del Carnaval.

“Al contrario, es el ex tesorero quien quiere esconderse detrás del Carnaval que se hará en Xmatkuil para que no se le interrogue sobre la forma en que él y los ex alcaldes Angélica Araujo Lara y Álvaro Omar Lara Pacheco manejaron millonarios recursos de los meridanos durante más de dos años”, añade.

En cuanto a un escrito que difundió la senadora Araujo Lara para exponer sus puntos de vista sobre un citatorio que le giró la Contraloría Municipal, el secretario de la Comuna, Alejandro Ruz Castro, afirma que la ex alcaldesa confunde los procesos administrativos y legales que le sigue el Ayuntamiento.

“No se discute la licitación del arrendamiento de las luminarias”, subraya. “La licitación sí estuvo aprobada por el Cabildo, eso no está en duda. Lo que se investiga es la ejecución, que no concuerda con lo que aprobó el pleno de regidores”.

“Lo que se investiga es todo lo que pasó después de la aprobación: no se respetó el contrato original de arrendamiento, no se instalaron las lámparas contratadas y se aceptó que se cedieran los derechos de cobro a un tercero, sin permiso del Cabildo. Es decir, de manera ilegal se modificaron por completo las condiciones autorizadas. Todo eso se hizo para favorecer a una empresa particular y a una institución bancaria, en condiciones desventajosas para los meridanos. Lo que queremos es que Angélica Araujo nos explique por qué incurrió en estos actos”.

El regidor Barea Canul indica que si se habla del gasto en los carnavales, como hace Bastarrachea Lara, “podemos empezar por los de la administración pasada. Por ejemplo, el de 2011, que costó 13.4 millones de pesos”.

“El Carnaval de ese año se hizo en el mismo sitio, no tuvo nada de especial y no hubo transparencia en el manejo de dinero”, subraya el edil panista. “Ahora las cosas son muy diferentes: hay un cambio de sede, un nuevo concepto de entretenimiento, y las cuentas fueron presentadas ante el Cabildo”.

Por su parte, Ruz Castro dice que la arquitecta Araujo Lara debería considerar la posibilidad de solicitar licencia de sus funciones en el Senado para aclarar los procesos administrativos y legales que abrió el Ayuntamiento por sus actos al frente de la administración municipal anterior.

“Si una senadora de la República pide licencia por una foto y solicita ella misma una investigación (se refiere a la perredista Iris Vianey Mendoza), yo creo que ante estos casos, Angélica Araujo debe hacer lo mismo”, enfatiza el secretario del Ayuntamiento.- ÁNGEL NOH ESTRADA

Conceptos | Respuestas a dos ex funcionarios

“Cada vez que se les llama a cuentas, funcionarios del PRI responden lo mismo”, dicen.

“Siguió gastando…”

“Ya deben cambiar de argumento (del circo mediático)”, opina el regidor Juan Barea Canul. “Carlos Bastarrachea fue tesorero de la administración pasada desde el primero hasta el último día; Angélica Araujo se fue, pero él siguió gastando el dinero”.

Ni siquiera firmó

“Cuando le tocó entregar cuentas de la Dirección de Finanzas y Tesorería ni siquiera se presentó a firmar el acta de entrega y recepción”, agrega el edil.

Términos confusos

El secretario de la Comuna, Alejandro Ruz Castro, afirma que en su comparecencia por escrito ante la Contraloría Municipal la ex alcaldesa y sus defensores jurídicos “utilizan con dolo” varios términos para intentar confundir a los meridanos.

Investigación, no sentencia

“Dicen que las investigaciones del actual Ayuntamiento son suposiciones, pero olvidan que son los términos legales correctos porque se trata de una investigación, no de una sentencia”, subraya el secretario.




Volver arriba