La mediación, con creciente utilidad

Exponen ventajas de esa figura en la justicia familiar

Enna Rossana Alcocer del Valle, titular del Juzgado Tercero de Oralidad Familiar, en la entrevista que  concedió a este periódico

Desde su establecimiento como medio alterno para solución de controversias, la mediación se ha convertido paulatinamente en una herramienta cada vez más útil para dirimir diferencias sin tener que llegar al litigio, de acuerdo con el Poder Judicial del Estado.

En términos jurídicos, la mediación es definida como un procedimiento voluntario, informal y confidencial mediante el cual un “tercero imparcial” y neutral interviene para ayudar a las partes en conflicto a tratar de lograr un acuerdo satisfactorio, o al menos aceptable, para ellos.

En el caso del nuevo sistema de justicia familiar, Enna Rossana Alcocer del Valle, titular del Juzgado 3o. de Oralidad Familiar, indica que la mediación ha resultado de gran ayuda.

“Al juzgado llega un importante número de convenios procedentes del Centro Estatal de Solución de Controversias”, explica. “Son mayormente los divorcios voluntarios. La gente llega a un acuerdo y nos presenta el convenio por conducto del centro de mediación”.

La jueza añade que los acuerdos que se presentan al juzgado, ya sea de divorcios voluntarios, de alimentos o de custodia de los hijos, por lo general son aprobados porque previamente se pasó por un proceso minucioso que deje satisfechas a las partes.

“Para nosotros no es un simple papel, porque sabemos que detrás del convenio hay una serie de sesiones, de pláticas con las partes y otras gestiones”, abunda. “Sabemos que cuando llega con nosotros es algo que ya se trabajó”.

“Lo que nos queda es constatar si en efecto las partes se ratifican con el contenido de ese acuerdo. Si es así lo elevamos a categoría de cosa juzgada.

“Aun así, si el juez considera que es necesario escuchar al menor lo puede hacer, aunque sea un convenio que viene del centro de mediación”.

La abogada Alcocer del Valle formula esos conceptos durante una entrevista concedida a este periódico junto con Marcos Celis Quintal, presidente del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura del Estado, con motivo del primer año del nuevo sistema de justicia familiar en Yucatán. En nuestra edición del viernes pasado ofrecimos amplio balance sobre ese sistema.

A continuación, otras declaraciones de la jueza sobre el impacto de la mediación en la justicia familiar:

-La mediación ha sido sumamente valiosa. Incluso en divorcios incausados (aquellos donde no se necesita exponer una causa para solicitar el juicio), se ha logrado que las partes accedan a escuchar qué es la mediación.

-La ley marca que en el procedimiento hay que informas a las partes de esos medios alternos. Así, ellas van al centro de mediación y cuando regresan ya tienen un convenio. Entonces prácticamente el conflicto se acaba.

-No se obliga a las partes a nada. Sólo se les exponen las ventajas de un acuerdo para no seguir un procedimiento que con todas sus etapas resulta desgastante. Y ya no hablamos sólo de lo económico, sino del desgaste emocional que representa atravesar por todas las etapas del juicio, asistiendo a las audiencias que el juez disponga.- ÁNGEL NOH ESTRADA

De un vistazo

Nuevo juzgado familiar

Como anticipó, el Poder Judicial del Estado abrió ayer el quinto juzgado familiar del sistema oral.

La mediación, un apoyo

La alternativa de la mediación es uno de los beneficios de este sistema, ya que el juez, en todas las audiencias y desde el inicio del proceso, presenta ante las partes en conflicto la posibilidad de resolver sus asuntos por esta vía.

Porcentaje

Así, el juez puede suspender el proceso y canalizar los casos al Centro Estatal de Solución de Controversias, con oficinas de atención en Mérida y el interior del Estado. La mediación en caso familiares ha sido tan viable que el 50% de los casos que se inician en el centro son de ese ámbito.



Volver arriba