La crisis nubla el festejo

El tema del lío laboral, presente en el aniversario

El ex rector de la Universidad Autónoma de Yucatán, Carlos Pasos Novelo, y el rector actual, Alfredo Dájer Abimerhi, a su llegada al  Campus de Ciencias Sociales, donde el segundo rindió ayer su informe en sesión solemne del Consejo Universitario, en el marco del 92 aniversario de la fundación de la institución. A la izquierda de estas líneas, los ex rectores Raúl Godoy Montañez, actual secretario de Educación estatal, y  Pasos Novelo, en  el auditorio de la Facultad de Ciencias Antropológicas, donde se celebró la sesión

La historia de la fundación de la Universidad de Yucatán, hace 92 años, y las cifras que demuestran los altos logros académicos en 2013 quedaron en segundo término cuando el rector, Alfredo Dájer Abimerhi, y el secretario general, José Antonio González Fajardo, se refirieron a la crisis financiera que afronta la institución, por su abultado pago de nómina y prestaciones a su personal.

Primero, el maestro González Fajardo mezcló en su reseña de la fundación de la universidad el tema del conflicto laboral con el sindicato académico y recibió fuertes aplausos de respaldo.

Luego, en su informe de actividades, el maestro en Filosofía Dájer Abimerhi también habló del tema.

Los integrantes del XV Consejo Universitario, directores generales y los dos ex rectores invitados, Raúl Godoy Montañez y Carlos Pasos Novelo, hoy funcionarios del gobierno estatal, aplaudieron fuerte y prolongado cuando el actual rector reiteró su llamado a la comunidad universitaria para que ceda un poco (en sus pretensiones y derechos laborales) “para ganar todos, hacer ganar a la institución y conservarla más fuerte a largo plazo”.

Para los jóvenes

“La institución fundada hace 92 años por Felipe Carrillo Puerto para los jóvenes, para trabajar por ellos y con ellos en un ambiente de equidad y justicia debe continuar”, subrayó el rector, ayer en la mañana, durante la sesión solemne del Consejo Universitario que se realizó en el auditorio de la Facultad de Ciencias Antropológicas de la institución.

“La Uady debe contribuir de manera oportuna y eficaz a la construcción de una sociedad más justa, democrática, diversa y sustentable, en la cual se practiquen los valores de la equidad, respeto, inclusión, solidaridad, justicia, paz y tolerancia”, agregó Dájer Abimerhi.

González Fajardo dijo que el crecimiento general, los nuevos compromisos sociales y el aumento del número de jubilados ocasiona que la Uady pase momentos difíciles que requieren soluciones inteligentes.

“Tenemos que enfrentarlos escuchando las voces de todos, con gran decisión y con la conciencia de que la universidad trasciende sus problemas coyunturales como lo ha demostrado la historia”. “Es un compromiso personal de todos. Si tenemos conciencia de lo que representa la Uady, los intereses personales y grupales, aunque son legítimos, deben ser secundarios”, apuntó González Fajardo.- Joaquín Chan Caamal

Uady en 2013

Su origen

La Universidad Autónoma de Yucatán (Uady) tiene su origen en la Universidad Nacional del Sureste, fundada por Felipe Carrillo Puerto, gobernador de Yucatán, el 25 de febrero de 1922.

Autonomía

El 5 de noviembre de 1938 el Congreso aprobó los nuevos estatutos de la Universidad, bajo la denominación de Universidad de Yucatán. El 5 de abril de 1951, después de pasar por una serie de pasos, adquirió su autonomía del Estado.

Nombre actual

En septiembre de 1984, el gobernador Víctor Cervera Pacheco promulgó una nueva Ley Orgánica y le concedió autonomía administrativa y de gestión, de modo que toma el nombre de Universidad Autónoma de Yucatán.

Atención de estudiantes

El Centro de Atención de la Uady ofreció tutoría a 10,643 jóvenes. Además, 4,180 estudiantes tienen una beca.

Profesores

Son 777 profesores de tiempo completo que trabajan en la institución. El 93% tiene estudios de posgrado y el 41% doctorado. 190 de ellos están en el Sistema Nacional de Investigadores y 491 en el Promep.

Programas

La Uady ofrece estudios de inglés a 6,307 alumnos y el 93.2% de las licenciaturas son de alta calidad.




Volver arriba