La cirrosis le cobra la vida

Muere antes de otra parranda, en el patio de su casa

Un agente municipal observa el cuerpo de Severino Molina Magaña, quien falleció cuando se iba a bañar, debido a una cirrosis hepática

DZIDZANTÚN.- Severino Molina Magaña, de 67 años de edad, fue encontrado muerto ayer por un compañero de parranda, desnudo y tirado boca abajo en el patio de su casa.

Según las investigaciones, Molina Magaña, conocido como “Cachorro”, murió por cirrosis hepática; al parecer sufrió una evacuación de sangre cuando se iba a bañar y salió a pedir ayuda debido al fuerte dolor, pero apenas caminó unos pasos y cayó boca abajo, falleciendo.

El cuerpo fue hallado en un domicilio de la calle 24 por 14, de la colonia Emiliano Zapata, a las 14 horas, por José Israel Polanco Castillo, (a) “Pobre”, quien acudió para tomar una botella de aguardiente con Severino, como diariamente lo hacían.

Al llamar a su colega en reiteradas ocasiones y no recibir respuesta, Polanco Castillo entró por la parte trasera de la casa donde descubrió el cuerpo; pensando que Severino estaba vivo le habló, pero vio que no se movía y fue a dar aviso a la Policía Municipal.

Los agentes llegaron con los paramédicos, que confirmaron la muerte. Al ser cuestionado por los agentes, el “Pobre” explicó que en la mañana tomó con Severino, pero fue a trabajar y cuando regresó para seguir con la parranda lo vio inconsciente.

Molina Magaña fue conocido por comprar artículos robados y vender licor de manera clandestina.

Al ser levantado el cadáver, los forenses se percataron de que tenía un golpe a la altura de la frente.- Mauricio Can Tec




Volver arriba