La Cámara de Comercio de Mérida pide no perder los espacios públicos recuperados

 

Mérida, Yucatán, 23 de abril de 2014.- La Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CANACO SERVYTUR) de Mérida pidió al Ayuntamiento no retroceder en los avances realizados a la fecha y aumentar las acciones necesarias para la recuperación de los espacios públicos del Centro Histórico de la ciudad, despejando banquetas, andadores, pasos peatonales y vialidades ocupados por los vendedores informales.

 

El presidente del organismo empresarial, José Manuel López Campos, resaltó que ya se dio un paso más al retirar los puestos fijos que ocupaban el paso peatonal entre el Portal de Granos y el Museo de la Ciudad, en un operativo realizado en días pasados por Ayuntamiento de Mérida a través de la de la Dirección de Economía, la Subdirección de Mercados y la Policía Municipal.

 

Con estos comerciantes informales, señaló, la autoridad municipal llegó a un acuerdo para su reubicación, acción que se debe de implementar con los ambulantes que están en otros puntos del centro de la ciudad.

 

El líder empresarial exhortó al Ayuntamiento mantener su postura, a no tolerar las actividades ilícitas y a no otorgar permisos para este tipo de puestos, a fin de resolver el problema del comercio informal en el Centro Histórico, ya que esta tolerancia a propiciado que se desborde a otras zonas de la ciudad, y que ahora veamos vendedores ambulantes en las principales avenidas, en los cruces de las calles de mayor aforo vehicular y en el anillo periférico. 

 

Con el desalojo de las instalaciones de esa área, se envía la señal de que se están dando pasos en la dirección correcta para resolver el problema, por parte de las autoridades responsables y que se continuará con los proyectos de reubicación que se han planteado, tanto por la Cámara de Comercio como por el Patronato del Centro Histórico, anotó.

 

José Manuel López aseguró que si se trabaja de manera coordinada entre las autoridades de los tres niveles de gobierno, con diferentes áreas de responsabilidad cada uno, y se fomenta la cultura de la prevención, evitando la comisión de las actividades ilegales,y no privilegiando la corrección, no se llegaría a acciones como los desalojos, y tendríamos la ciudad que nos merecemos.

 

Aclaró que la CANACO Mérida no pretende que se afecte a las familias que viven de esa actividad, sino de que esas mismas personas que trabajan fuera de la Ley pasen al sector formal y cuenten con todas las prestaciones laborales, tanto en lo personal, como para sus trabajadores, como están obligados los comerciantes y prestadores de servicios legalmente establecidos.

 

La Cámara Comercio, dijo, siempre colaborará con las acciones que realice el Ayuntamiento de Mérida para apoyar a los vendedores ambulantes que deseen pasar a la formalidad, y dejar las calles del centro de la ciudad e instalarse en establecimientos dignos y acordes con las necesidades de sus respectivos.

 

Recordó que en 2013 se firmó un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Mérida: “El paso de los vendedores ambulantes a la formalidad”, un programa de incorporación voluntaria, que consiste en capacitar gratuitamente a los que se inscribieran y en financiarles su primer inventario para iniciar una microempresa, con la asesoría de la CANACO SERVYTUR.

Ahora, apuntó, se cuenta con otro programa, del Patronato del Centro Histórico, para la reubicación a Pasajes Comerciales en casonas del Centro Histórico que habilitará el Ayuntamiento para ese objetivo.

 

López Campos consideró que de nada sirven los “operativos” si las autoridades municipales permiten que el comercio informal regrese y si otorga permisos en zonas no autorizadas, pues no tienen porque desalojarlos, si mantienen los espacios públicos libres de obstáculos que ponen en riesgo la seguridad de peatones y vehículos. Por ello es mejor fomentar la cultura de la prevención, que la corrección.

 

Como comerciantes legalmente establecidos, destacó, pedimos que la autoridad municipal tome cartas en el asunto y aplique las acciones necesarias para que las calles del centro de la ciudad de Mérida estén libres, y los visitantes nacionales y extranjeros no se lleven una mala impresión de esta zona de la capital.

 



Volver arriba