Nuevo cambio judicial

Concretan el cierre de dos juzgadosen materia penal

Con el cierre de dos juzgados penales y el ofrecimiento de que no se afectarán los derechos laborales de sus empleados, el Poder Judicial siguió la implantación de los juicios orales en el Estado.

Los juzgados comienzan hoy un puente con motivo de la Semana Santa. Las labores se normalizan el lunes.

Los juzgados federales empezaron su asueto ayer.

Antes del mediodía se citó a empleados de los juzgados 3o. y 5o. penales a una reunión encabezadas por consejeros de la Judicatura Estatal. Se les informó del cierre de los juzgados y la reubicación de los empleados a distintas áreas, tanto para el sistema oral como el escrito aún vigente.

A partir del 3 de junio entrará en vigor el sistema oral en el Primer Distrito Judicial que incluye Mérida y Progreso, ciudades sedes de las regiones “A” y “B”, en que fue dividido este sector. Cada uno atenderá a poblaciones que tienen cerca de 90,000 habitantes.De esta manera todo el Estado estará bajo el sistema oral, cuyos frutos ha arrojado en las últimas semanas la excarcelación de numerosas personas, incluyendo cuatro acusados de homicidios calificado ocurridos en Tekax y Sisal.El cierre de los juzgados penales es a partir del 16 de mayo. Todos los asuntos pendientes en estos tribunales se turnarán a los seis juzgados penales que subsistirán un tiempo no precisado.Los titulares de ese juzgados, Jesús Rivero Patrón e Ileana Domínguez Zapata, ocuparán otros puestos, el primero administrativo y la segunda judicial oral.En un comunicado, el Poder Judicial informó que el personal de los juzgados que desaparecen será transferido a los Juzgados de Control con sede en Mérida y Progreso. Otra parte estará asignado a los juzgados aún en funciones.En Mérida se concentrarán asuntos de la propia capital, Ucú, Conkal, Yaxkukul, Mocochá, Baca, Motul, Muxupip, Cacalchén, Bokobá, Suma, Cansahcab, Temax y Dzoncauich.A la sede de Progreso sus propios asuntos y los de Chicxulub Pueblo, Ixil, Dzemul, Telchac Puerto, Telchac Pueblo, Sinanché, Yobaín, Dzidzantún, Dzilám González y Dzilám de Bravo.En el comunicado se indica de los beneficios del nuevo sistema: “la rapidez con que se han resuelto la mayoría de los casos, la certeza en las decisiones de los jueces, así como la transparencia que implica el hecho de que todas las audiencias realizadas han sido abiertas y públicas, con igual oportunidad de intervención para la parte acusadora y para el acusado”.Se reitera la presunción de inocencia “a la vez que permite un combate frontal y certero contra la impunidad”.- R.F.G.




Volver arriba