Lucha por la libertad

Presunto culpable yucateco llegaría pronto a Mérida

Con la vida destrozada al ser sentenciado a 11 años de prisión por un delito que asegura no cometió, una nueva esperanza se asoma para Edmundo de Jesús Martínez Niño, el presunto culpable yucateco que purga su condena en el Reclusorio Norte de la ciudad de México.

Acusado de pertenecer a una red de pornografía infantil, lo que negó con evidencias y peritajes, Edmundo podría llegar en los próximos meses a Mérida para cumplir el resto de su condena.

Sin embargo, por su buen comportamiento en prisión y por los días trabajados en el reclusorio, en dos años más recuperaría su libertad y empezará a dejar atrás la pesadilla que le cambió la vida.

En 2009, en una operación encabezada por agentes ministeriales de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal, fueron detenidas siete personas acusadas de pertenecer a una banda de la delincuencia organizada dedicada a la pornografía infantil.

Dos de los detenidos, en Mérida, fueron Edmundo y Sergio Martínez Niño. El segundo salió libre días después al comprobarse su inocencia y el primero fue encarcelado junto con otros presuntos integrantes de la banda, entre ellos un sacerdote de Jalapa, Veracruz, conocido como el “Lobo siberiano”.

La acusación indicaba que la red de pornografía infantil distribuyó 100,000 imágenes y vídeos de niños y niñas de varias nacionalidades.

De acuerdo con las autoridades capitalinas, se hallaron evidencias en la cuenta de correo y la computadora del yucateco que lo vinculaban a una red de pornografía infantil y pederastia.

Sin embargo, un dictamen formulado por peritos expertos en informática de la Procuraduría General de la República (PGR) puso al descubierto una serie de irregularidades en el proceso contra Edmundo de Jesús, quien al ser detenido tenía 39 años de edad y era dueño de una escuela de manejo en Mérida.

El dictamen estableció que en los procedimientos de inspección, cateo, informes técnicos policíacos, dictámenes y levantamiento de las pruebas que utilizaron los peritos de la Procuraduría General del Distrito Federal hubo una manipulación inadecuada de las computadoras de Edmundo y de los otros detenidos.

Al mismo tiempo, hubo una alteración por no seguir los métodos y procedimientos técnicos en materia de informática. Tampoco se siguió el protocolo para el levantamiento de las pruebas, los objetos, huellas e indicios.

El perito de la PGR indicó también que en el caso de los correos supuestamente utilizados por los detenidos no se utilizó un método pericial para determinar si las cuentas corresponden a ellos.

El peritaje concluyó que no había sustento para establecer técnicamente un vínculo de pornografía entre las cuentas de correo de cada uno de los procesados.

En la computadora decomisada a Martínez Niño, al ser analizada por peritos de la PGR se determinó que no había imágenes relacionadas con la pornografía infantil.

A pesar de que el dictamen de la PGR fue entregado al juez 44 penal del Distrito Federal, Paul Martín Barba, éste hizo caso omiso y sentenció a Edmundo a 11 años y nueve meses de prisión por los delitos de pornografía infantil y delincuencia organizada.

Los padres de Edmundo de Jesús fallecieron sin ver libre a su hijo.- Alejandro Acevedo Vales




Volver arriba