Juegan y se refrescan

1 / 8




El niño Javier Caamal Baeza y un hermano suyo juegan en el chapoteadero de su casa en la colonia Guadalupana, en el sur de Mérida, para tratar de calmar el fuerte calor que prevaleció ayer en la ciudad. El director de Protección Civil municipal, Fernando Estrada Novelo, recomendó tomar precauciones por las altas temperaruras para prevenir incencendios de maleza y casos de deshidratación y “golpes de calor”.
—Los principales síntomas por deshidratación en niños son boca seca, somnolencia, ojos hundidos, entre otros, mientras que en adultos son dolor de cabeza, mareos, náuseas y vómito, pérdida de conciencia y convulsiones, por lo que, de detectar estos casos, se recomienda trasladar al paciente de inmediato a una clínica —abundó.
Díaz Suárez dijo que en caso de sufrir un golpe de calor se debe acudir a un espacio a la sombra y reposar para permitir que el ritmo cardiaco se normalice.
—Para evitar infecciones gastrointestinales, es necesario consumir alimentos frescos e imperecederos, no ingerir alimentos que se elaboran en la calle, así como lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño —concluyó el director del Instituto de la Salud.




Volver arriba