Insisten: fue asesinato

Insisten: fue asesinato

El padre de un joven habla en cadena nacional

Marco Castillo Castillo, padre de José Felipe Castillo Tzec, cuyo cadáver fue encontrado en julio de 2011 colgado de un árbol en un predio baldío, dice que su hijo fue asesinado y acusó de falsedad a la Fiscalía

El vallisoletano Marco Antonio Castillo Castillo insistió ayer en que su hijo José Felipe Castillo Tzec, cuyo cadáver fue encontrado en julio de 2011 colgado de un árbol en un predio baldío, fue asesinado y acusó de falsedad a la Fiscalía del Estado.

Marco Antonio estuvo ayer en la mañana en el noticiero Noticias MVS que conduce Carmen Aristegui, donde exigió al gobierno de Yucatán que el caso no sea cerrado y se investigue al médico forense Fernando Martínez García, quien determinó el suicidio, pero después -agregó- no fue reconocido como personal de la Fiscalía del Estado.

Como informamos ampliamente en su oportunidad, en el parte del Servicio Médico Forense que realizó la necropsia se asentó que la causa de la muerte fue “asfixia por suspensión”.

Ayer en el noticiario, el padre de Felipe habló de una “historia con la que ha cargado en los últimos años”. Afirmó que vio las imágenes en las que su hijo presentaba heridas en el cráneo. Recordó que su hijo, de 17 años, tuvo una relación amorosa con una joven de 15 años, con quien tuvo varios problemas. Cuatro o cinco veces se separaron. La novia resultó embarazada y su padre lo obligó a casarse con ella, hasta que Felipe descubrió que tenía relaciones con otra persona, según el relato del quejoso. Tras ocurrir eso, su hijo le dijo que iba a su escuela y ya no volvió. Lo que supo después fue que su hijo se había “suicidado”.

El padre de familia indicó que logró ver las imágenes gracias a la intervención de la CNDH, que emitió una recomendación al gobierno de Yucatán por este caso.

La recomendación de la CNDH número 34/2013 estableció que la Fiscalía de Yucatán extravió pruebas necesarias para realizar el estudio de criminalística (como el teléfono celular del adolescente y las prendas que vestía) y permitió que otras evidencias fueran sustraídas del expediente.

El padre aseguró que se metió de lleno a la investigación, visitando diferentes procuradurías del país, para saber cómo son capaces de “torcer” una investigación.

“El señor Fernando Martínez García, quien aparece como forense, este señor, de acuerdo con la agencia novena del MP, no hay archivo, esa persona no trabaja en la Procuraduría”, señaló, en el sentido de que quien determinó que fue suicidio es una persona que no está registrada como especialista.

“No existe en el expediente ninguna sola prueba que fundamente que mi hijo se quitó la vida… yo perdí absolutamente todo, pero aquí estamos luchando”, reiteró.

Al respecto, Marat Paredes Montiel, segundo visitador de la CNDH, informó -también en entrevista para Noticias MVS- que detectaron violaciones en el trámite y solicitaron que las irregularidades fueran corregidas.

“Reabrimos la investigación y después de varias diligencias, una de ellas en que la Fiscalía se negaba a abrir la necropsia, acepta hacer la renecropsia y se lleva a cabo”, precisó. No obstante, la CNDH no pudo pronunciarse -porque no está facultada- sobre si se trató de un asesinato o un suicidio.

Al respecto, también en MVS, Ernesto Herrera, consejero jurídico del gobierno de Yucatán, señaló primero que el caso no pertenece a la actual administración de Rolando Zapata, pero la Fiscalía le dio seguimiento.

“La investigación arrojó que se trata de un suicidio”, sostuvo y refirió el resultado arrojado por el peritaje médico tras dos necropsias, declaración de testigos, así como “estudios de criminalística”.

El padre de Felipe insistió en que el estudio de criminalística se hizo un año después, lo que consideró cuestionable, por lo que urgió al gobernador de Yucatán a “cumplir la ley” y no dar por cerrado este caso.




Volver arriba