Insiste la fiscal: sí fue un suicidio

Se actuó con total responsabilidad en este caso, dice

Entrevistada respecto a las declaraciones que hizo anteayer Marco Antonio Castillo en el noticiario de Carmen Aristegui, donde indicó que su hijo no se suicidó sino que fue asesinado el 14 de julio de 2011, la fiscal general del Estado, Celia Rivas Rodríguez, dijo ayer que luego de los estudios realizados al cuerpo el día de los hechos y una posterior necropsia, a petición de la CNDH, se concluyó que se trató de un suicidio.

La funcionaria explicó que la muerte, que dio pie a la averiguación previa 1148/13/2011 en el Ministerio Público de Valladolid, fue tomada de manera responsable por la Fiscalía General del Estado desde el inicio de la presente administración, a fin de darle seguimiento y atender la petición del señor Marco Antonio Castillo.

“El resultado de la investigación no deja lugar a dudas de que se trató de un suicidio, sustentado de manera científica”, manifestó la fiscal del Estado.

Celia Rivas aseveró que las investigaciones confirmaron que se trató de un suicidio, resultado arrojado por el peritaje médico tras dos necropsias realizadas, la declaración de testigos que señalaron el estado anímico de la persona previo a lo sucedido y los dictámenes de criminalística.

En relación con la recomendación de la CNDH, detalló que por hechos que en su momento se dieron en la integración del documento por este caso, que se señalan en la recomendación 34/2013, se está dando cabal cumplimiento al documento.

La investigación de la CNDH, que derivó en la recomendación, no alteró el resultado de la investigación que confirmó el suicidio.

La funcionaria insistió en que la dependencia a su cargo ha tomado varias medidas al respecto: la baja administrativa de dos funcionarios públicos; la exhumación del cuerpo del fallecido; la realización de una segunda necropsia -que confirmó el suicidio- y el seguimiento de los seis puntos contenidos en el documento de la CNDH; “en breve estarán totalmente cumplidos”.

“Comprendemos el dolor de la familia y su lucha en torno al deceso; sin embargo, reiteramos que la Fiscalía ha dado seguimiento responsable, profesional, apegado a la ley y con pleno respeto a los derechos humanos”.

La fiscal indicó que la aceptación de la recomendación confirma un absoluto interés por un estricto apego a la ley y respeto a los derechos humanos. Señaló que precisamente la Fiscalía certificó a más de 800 funcionarios en materia de respeto a los derechos humanos; “fue la primera en el país en hacerlo”, añadió.- David Chan Caamal




Volver arriba