Historias y bondades de la estevia

El Ka'a He'ê, Stevia rebaudiana (Bertoni) Bertoni, es una especie nativa de la Zona Norte de la Región Oriental del Paraguay.

 

 

 Introdución

 

El Ka’a He’ê, Stevia rebaudiana (Bertoni) Bertoni, es una especie nativa de la Zona Norte de la Región Oriental del Paraguay.

 

Es sabido que, desde época inmemorial, la hoja del Ka’a He’ê se ha venido utilizando como planta medicinal y edulcorante por los naturales del área citada. La tecnología relacionada con el cultivo de esta especie evolucionó considerablemente desde que el sabio Moisés S. Bertoni lo descubrió e identificó taxonómicamente, y luego que el Agrónomo Juan B. Aranda Giménez y su esposa Vera Bertoni comenzaron a establecer los métodos de multiplicación y de producción que condujeron a su “domesticación”.

 

Asimismo, desde que el Doctor Ovidio Rebaudi realizó los primeros estudios sobre la naturaleza y la aplicación industrial del edulcorante extraído de esta planta, numerosos científicos extranjeros continuaron investigándolo. En efecto, a resultas de los trabajos laboratoriales realizados, se conoce actualmente que dicho extracto contiene steviósido, rebaudiósido A, y por lo menos, seis compuestos edulcorantes más.

 

Con la difusión de las informaciones sobre la naturaleza y usos actuales y potenciales de los principios edulcorantes de esta planta, su cultivo comercial adquirió importancia variable en Brasil, Japón, Corea, Taiwan, EUA (California) y, lógicamente, en el Paraguay. En los cuatros primeros países citados, se dio un fuerte impulso a la producción de esta especie vegetal mediante la extracción, destilación y cristalización de sus principales componentes químicos, que ya están siendo utilizadas en una amplia gama de productos destinados al consumo humano.

 

 Clasificación botánica

 

El Ka’a He’ê es una planta fanerógama, dicotiledónea, del orden de las campanulares de la familias de las compositaseas, clasificada por primera vez en el año 1899 por Moisés S. Bertoni, quien partiendo de una pequeña muestra de inflorescencia muy deficiente e incompleta hace un primer estudio sistemático de la planta denominada “Empatorium Rebaudianum Bert.” Esta denominación fue en homenaje al químico paraguayo Ovidio Rebaudi, quien realizo los primeros análisis químicos en el año 1905 en posesión de una planta viva que florece, Bertoni hace revisión de su primer estudio hallando que efectivamente se trataba de una Eupatorae, pero del genero Stevia; y como tal la publicó. Desde entonces se la conoce con el nombre Stevia Rebaudiana Bertoni.

 

 Descripcion botánica

 

El Ka’a He’ê es una planta arbustiva, subordinada de las compuestas: el tallo anual, subleñosa, levemente piloso en las extremidades, es ramificado formando múltiples brotes con tendencia a inclinarse pudiendo alcanzar de 40 a 80 cm de altura; la raíz es perenne, fibrosa, filiforme y abundante formando cepa. Las hojas son pequeñas, lanceoladas, muy dulces, fetoneadas, opuestas en verticilos alternados, seciles. La parte más pequeña de la hoja se encuentra en la parte superior, flores en capitulo pequeños, terminales o axilares agrupados en paniculas corimbosas de lóbulos blancos, fruto en aquenio, delgado y plumoso.

 

 Centro de origen

 

“Von Schmeling” (1967), realizando su estudio sobre la Stevia, tanto en Paraguay como en el Brasil, expresa que el Ka’a He’ê es encontrado principalmente en Paraguay donde crece en pequeñas áreas localizadas en regiones de difícil acceso, bien al norte, en los altiplanos en la cabecera del Amambay hasta la del Monday al Sur, abarcando la zona de San Pedro, Yhú y cercanías del Jejuí Guazú.

 

Según Shock (1982) el hábitat natural de la Stevia se encuentra en el Noreste del Paraguay. Una colección de plantas de crecimiento espontáneo fue realizada por el autor en las inmediaciones de la naciente del Río Ypane, en el departamento del Amambay, área que se encuentra situada a 200 metros de altitud sobre el nivel del mar.

 

Según investigaciones realizadas por Sumida (1975), la región más exacta sería la comprendida entre los 22º – 24º de latitud sur y los 55º – 56º de longitud oeste, correspondientes alas cordilleras del Amambay.

 

 Propiedades edulcorantes

 

El químico Rebaudi fue el primero en estudiar la sustancia edulcorante de la Stevia, aunque erróneamente la clasificó como Glicirricina.

 

En estudios complementarios, realizando pruebas sensoriales, se ha encontrado que el Rebaudioside A tiene el mejor sabor; y además, más cercano al azúcar. Los dulcosides que existen en menor porcentajes presentan la particularidad de tener un ligero sabor amargo por contener su composición en Alfa-rhamosyl en lugar del Beta-glucosyl, y que se encuentra en el Steviosido y Rebaudioside A.

 

Firmas comerciales de diversos países vienen estudiando cada uno de estos componentes, por medios físicos y químicos, con el fin de eliminar los dulcocidos con ligero sabor amargo. Además, se debe llevar adelante investigaciones genéticas a través de las cuales sea posible seleccionar planta que eventualmente no contenga el rhamosyl, que le da el sabor ligeramente amargo. En el año 1999 la empresa Steviafarma S.A. de Maringa-Brasil logra luego de 6 años de investigación eliminar a través de solventes químicos el sabor amargo, obteniendo 98% de pureza en Steviosido, Rebaudiosido A y otros rebaudiosidos con 250 a 300 veces mas dulce que la sacarosa, actualmente autorizado por el FDA de los EUA y comercializado en varios países del mundo.

 

Shock (1982). Expresa que los compuestos químicos de interés son el Steviosido, Rebaudioside A; y además, existen por lo menos como seis compuestos dulces unidos a una estructura central de tres anillos de carbono, cuya estructura química se describe así. Según este investigador las concentraciones del Steviosido alcanza entre el 3 y 10% del peso en materia seca de las hojas, el Rebaudioside A menos concentrado varia entre 1 y 35%.

 

 Descripción botánica

 

El Ka’a He’ê es una planta arbustiva, subordinada de las compuestas: el tallo anual, subleñosa, levemente piloso en las extremidades, es ramificado formando múltiples brotes con tendencia a inclinarse pudiendo alcanzar de 40 a 80 cm. de altura; la raíz es perenne, fibrosa, filiforme y abundante formando cepa. Las hojas son pequeñas, lanceoladas, muy dulces, fetoneadas, opuestas en verticilos alternados, seciles. La parte más pequeña de la hoja se encuentra en la parte superior, flores en capítulo pequeños, terminales o axilares agrupados en paniculas corimbosas de lóbulos blancos, fruto en aquenio, delgado y plumoso.

 

 Uso medicinal

 

En 1966, en un trabajo realizado en la facultad de Medicina de la U.N.A., el Profesor Sr. Ovidio Miguel comunica que la Stevia puede utilizarse como antidiabético.

 

El Centro de Pesquisas de Stevia del Brasil, que en el año 1970, en el Congreso Internacional de Diabetes, coincide con la tesis del Dr. Carlos A. Oviedo, “Efectos del Ka’a He’ê” (Stevia Rebaudiana Bertoni) sobre la glucemia. Estudios sobre 25 razones clínicas hidrocarbonado normal.

 

1969, el Profesor Derek H.R.(Premio Nobel de Química) dirige en el Colegio Imperial de Ciencias y Tecnología de Londres a un grupo de científicos que estudian aspectos interesantes de la planta.

 

1970, el Dr. Carlos A. Oviedo de la Facultad de Medicina de la U.N.A., expone los efectos del Ka’a He’ê sobre la glucemia. Información suministrada al 209 Congreso de Diabetes realizado en Buenos Aires por el Dr. Ovidio Miguel.

 

En el 7º Congreso Internacional de diabetes realizado se da a conocer su acción hipoglicemiante.

 

En el Japón se experimenta el uso doméstico y su aplicación en las fábricas de alimentos y en la industria farmacéutica.

 

1976, en la 28ª Reunión Anual para el Progreso de la Ciencia, realizada en Brasilia, la Dra. Gila de Amaral de Von Schmelling presentó el trabajo titulado “Stevia Rebaudiana Bertoni y sus efectos hipoglicemiantes en conejos aloxannizados”, con el que deja comprobado el efecto antidiabético de la planta.

 

Posteriormente (Rasenach 1908) y (Dietrich1909) fueron quienes demostraron que el principio edulcorante de la Stevia es totalmente diferente al de la Glicirricina. Mediante el uso del alcohol lograron sustraer la sustancia gustativa dulce de las hojas, purificarla y luego posteriormente obtenerla en forma de cristales blancos inodoros que se fundían a 238º C. En 1921 el principio activo fue denominado como Steviosido por la Unión Internacional de Química (Unión Internationale de Chimie).

 

Bridel y Lavielli (1931) realizando otros estudios sobre el Steviósido rectificaron la fórmula activa de C38 H60 O18. Ellos afirmaron que además de lo descubierto anteriormente por Rasenach y Dietrich, la sustancia en cuestión poseía poder higroscópico que era aproximadamente 300 veces mas dulce que la Sacarosa o azúcar de caña. Pequeña cantidades de esta sustancia, cuando entra en contacto con la lengua, tiene un delicioso sabor dulce agradable, en muy poco tiempo se percibe una sensación de amargor, que para muchos es mas fuerte que el amargor que se siente de la misma forma con la sacarina.

 

El químico Bell (1954) puntualizó después de varios estudios realizados, lo diferente que era el Steviosido, en comparación a los otros edulcorantes conocidos hasta ese entonces, el cual debería ser descripto como único y además de esto, tenia por sus características méritos suficientes que justificaban la necesidad de realizar estudios más profundos. Es evidente que Bioquímico como Barton, Buterfield, Hanson y Wiesner al estudiar en el pasado, quedaron impresionados por su extraordinario poder edulcorante. Desde tiempos remotos el Ka’a He’ê se emplea en la etnobotánica de los indios, en la medicina popular paraguaya y localmente como edulcorante para diabéticos.

 

Los estudios realizados muestran que el Steviosido se encuentran en mayor cantidad en la hoja, entre 7% y 15% de su peso seco; en la inflorescencia cerca del 3%, en el tallo menos del 3%, y no existen en las raíces. De una hectárea de plantas cultivadas se extrae entre 1,500 y 2,000 kilos de hojas secas; es decir, 100 a 200 kilos de Steviosido por hectárea.

 

Ishima y Katayama (1976) experimentaron mezclar diversos azúcares con Steviosido, en estudios donde observaron la calidad y el sabor residual. Ellos llegaron a la conclusión de que para el perfeccionamiento del sabor dulce, lo mejor era aumentar al Steviosido la Sacrisa. Al Steviosido en orden de importancia le siguen otros azúcares, como la glucosa, fructosa, etc. Estos investigadores comprobaron además que el menor sabor residual se obtiene en mezclas con fructuosa, Por otra parte, cabe mencionar que en el Japón las empresas que trabajan con la Stevia están investigando mezclas con otras sustancias pépticas y aminoácidos.

 

Existen informes que revelan que el ácido cítrico, ácido acético, ácido láctico, ácido málico y ácido tartárico diminuyen el sabor residual del Steviosido(Maruzen Kasei S.A., 1978)

 

Los doctores Tanake y Mitsuhashi de la Universidad de Hiroshima, Japón, investigaron los detalles de los glicósidos aislados de varias especies. Además del Steviosido, principal glicérido (6-8%) fueron identificados en la planta otros glicósidos diterpenos como el Rebaudioside A,B,D,E(2,3%) con grado de dulzor mayor que el Steviosido puro, alcanzando hasta 350 veces superior al azúcar de caña ( Sacarosa) . Luego fue identificado el Dulcoside A, B con grados de dulzor de hasta 50 veces mayor que el azúcar. De esta manera puede verse que el producto indutrial extraído de la Stevia es en realidad una combinación de varios glicósidos, cuyas cantidades varían en función a las variedades y de las localidades.

 

En el 6º Congreso de Farmacología, celebrado en Buenos Aires en el año 1976, también se presentaron 2 trabajos por el “Centro de Investigación de la Stevia” de la ciudad de San Paulo, el primer trabajo fue: El efecto inductor de la pérdida de peso corporal (demostración de la acción de Ka’a He’ê contra la obesidad); el segundo, los efectos antiarrítmicos (demostración sobre el valor beneficio para el funcionamiento regular del corazón).

 

El Dr. Ovidio Miguel, en el mismo estudio de referencia, señala que “los enfermos no presentan manifestaciones de intolerancia ni de toxicidad alguna, y sintieron una sensación de bienestar desconocida hasta entonces en el curso de la enfermedad”.

 

La especialista en Endocrinología, Nutrición y Diabetes, Nilsa Noemi Ibarrola Arce explica lo siguiente: “A diferencia de los hipoglicemiantes convencionales, mejora la circulación pancreática, en especial la de los islotes y como consecuencia hay secreción de insulina. El uso continuado del Ka’a He’ê en infusiones, es decir consumo regular, disminuye la absorción de hidratos de carbono a nivel intestinal, actuando de este modo como adelgazante, alivia también los dolores reumáticos. Habiendo tratado a cientos de pacientes diabéticos, conseguía mediante el uso regular de la Stevia Rebaudiana Bertoni (Ka’a He’ê) liberar de la insulina a la insulina dependiente. Explica además de las bondades de la planta cono cardiotónico, antidepresivo, diurético, digestivo y antiácido.

 

 Otras propiedades

 

El Steviosido según sus propiedades, tiene múltiples aplicaciones, entre las cuales pueden ser citadas las siguientes:

Anticaries: no siendo fermentativo, se lo utiliza actualmente en pastas dentales y gomas de mascar con ese fin.

Edulcorante: el producto puede ser usado en ciertas industrias.

Productos alimenticios: Es utilizado en productos agridulces, salsas y pikles, es utilizado parcialmente en helados y postres helados, a los cuales proporcionan mayores cualidades físicas sin alterar el sabor.

Farmacéuticos: es utilizado en ciertas formulaciones farmacéuticas debido a que posee la propiedad de la no fermentación.

Otras razones que hacen que se la utilice en farmacéutica son las siguientes: no sufre alteraciones en medios ácidos, hidrolizándose solamente en medios muy alcalinos (PH9) térmicamente es muy estable.

 

 Caracteristicas Agronómicas

 

 

Agua

 

La zona del Ka’a He’ê se caracteriza por ser semihúmeda, donde la precipitación media anual es de 1500 mm por año. Esta planta posee poca o moderada resistencia a la sequía, siendo necesario incluirse el sistema de riego en los planes de cultivo, especialmente el periodo que va de diciembre a febrero, caracterizado por colores desecantes, o durante los meses de julio y agosto, de frío seco debido a la influencia de los vientos del cuadrante sur que soplan durante este periodo del año.

 

El agua es igualmente importante en el rendimiento final de la materia seca, por lo cual el riego es imprescindible en los emprendimientos empresariales. A nivel del pequeño agricultor, en pequeña escala, en regiones de buena distribución de lluvias, de 1500 a 1700 mm por año en suelos con buena capacidad de retención de humedad, como es el caso de los departamentos de Itapua, Alto Paraná, San Pedro y Caaguazú sería en cierta forma factible prescindir de riego.

 

Según Sumida, la planta es resistente a la humedad pero no a la sequía, que perjudica el aparecimiento de las hojas, lo cual significa que con el aumento de la humedad, las plantas no sólo crecen mejor, sino que además hay una tendencia a que las hojas sean mayores. Este autor, desarrollando trabajos de investigación tendientes a estudiar la resistencia de la planta a la seguía, comprobó que la falta de agua en el suelo durante la fase inicial del crecimiento no produce marchitamiento hasta alcanzar el nivel mínimo de humedad. Sin embargo, la seguía produce grandes efectos en las fases posteriores del crecimiento de la planta. Las hojas se marchitan cuando son expuestas a la sequía en los estados de crecimiento vigoroso, lo que puede resultar en la disminución de la formación de materia seca. Al comienzo del periodo de crecimiento, las hojas no se marchitan fácilmente, pero cesa el crecimiento de la planta, lo que causa una fuerte reducción en la producción final de la materia seca, comparada con otros estados de crecimientos.

 

Temperatura

 

El Ka’a He’ê es altamente resistente a bajas temperaturas. Se ha observado que el crecimiento en el periodo invernal, es menos vigoroso que las otras estaciones, la temperatura óptima para la germinación de la semilla es de 20º C, cuando la temperatura es de 25º -30ºC, existe sensibilidad a la luz en la germinación de la semilla.

 

Con respecto a las temperaturas altas, las plantas son sensibles a los calores desecantes del clima del Paraguay, notándose retorcimiento en los brotes terminales de las hojas picos, reponiéndose a medida que va bajando el calor. Esta reacción es característica en las plantas donde existe un desequilibrio entre absorción y evapotraspiración. Por esta razón es conveniente la protección de la parte aérea para disminuir el efecto de transpiración cuando el trasplante se realice en épocas calurosas.

 

Según Shock, las temperaturas extremas en zonas de origen alcanzan entre -60ºC y 43ºC, siendo la media anual de 23, 9º C. De acuerdo a estudios llevados a cabo por Miyazaki y sus colaboradores, la planta puede soportar la temperatura de 3ºC si se mantiene a media se 5ºC de temperatura mínima, pudiendo soportar el invierno sin mayores problemas. Además, es muy resistente a temperatura bajas y llega inclusive a florecer en este periodo, aunque en el crecimiento sea menos vigoroso que en las demás estaciones.

 

Sumida (1980) realizó estudios de investigación tratando de determinar la influencia de las bajas temperaturas sobre nudos de Stevia. Este encontró que la temperatura límite está alrededor de los 15º C. En sus estudios relata la resistencia que presenta los nudos jóvenes a las temperaturas bajas, por cortos periodos, los nudos jóvenes tenían una altura de 5 cm. y estaban formados por más de 10 hojas, los mismos también soportaron temperaturas de -5º C durante 70 minutos.

 

Kawatani visitando los países productores de Ka’a He’ê en el Sudeste Asiático, han encontrado que la altura de la planta es mayor en los lugares cercanos al Trópico, pero que el rendimiento de las hojas por hectárea es menor por la proporción de los tallos en relación a hojas que se observa en estas latitudes, en base a este resultado las latitudes subtropicales serían preferibles, como lo es la situación geográfica del Paraguay, centro de origen de la Stevia.

 

Suelo

 

La planta prospera muy bien en suelos francos, franco arcillosos, arcillosos lateríticos (suelos del Alto Paraná), con buen contenido de materia orgánica, suelos con buena capacidad para la retención de la humedad y suelos con buen drenaje interno. No obstante, puede además prosperar en suelos con poca retención de humedad.

 

Sumida (1981) observó alta productividad bajo condiciones de exceso de humedad del suelo, debido a que la respiración de las raíces no decrece en condiciones de medio con bajo contenido de oxígeno siendo el consumo medio de oxígeno de sus raíces menor que otros cultivos de tierras altas, como por ejemplo la soja. Por consiguiente, se considera que es un cultivo que podría realizarse en las tierras planas anteriormente dedicadas al cultivo del arroz.

 

Kawatani observó que existe respuesta a la aplicación de fertilizantes completos, comparado con el testigo sin abono, en cuanto a rendimiento de hojas secas (secadas al aire). La floración fue anticipada con la aplicación de fertilizantes completos con el incremento en las dosis de nitrógeno, observó un incremento en el crecimiento, número de nudos, grosor de tallo y número de ramas.

 

Fotoperíodo

 

La Stevia es una planta de días corto y según Kudo  la floración con fotoperiodos de 11 horas ocurre a los 46.4 días después de la siembra; con fotoperiodos de 12.5 horas, ocurre después de 92.6 días. El fotoperiodo también tiene influencia en el número de nudos; así como en 11 horas de fotoperiodo se tienen 13.3 nudos; con 14 horas de fotoperiodo se tienen 34 nudos, de lo cual se deduce que cuenta mayor sea el fotoperiodo, más alta será la planta.

 

Valio y Rocha investigaron la relación entre la floración y el fotoperiodo y concluyeron que la Stevia es una planta de días cortos con fotoperiodo crítico entre 13 y 14 horas.

 

Metivier y Viana estudiaron la relación entre el rendimiento y el fotoperiodo, y comprobaron que comparando el fotoperiodo de 8 horas con el 16 horas , el contenido de glicócidos, proteínas y steviosidos, aumenta en la hoja durante este último y que la síntesis del steviol aumenta 45%.

 

Más información: http://www.steviamaya.com/ 




Volver arriba