Una deuda que saldar

Nuevo convenio para luchar contra el analfabetismo

El gobernador Rolando Zapata Bello entrega un certificado de enseñanza alfabetizada a una habitante del municipio de Tahdziú

En todo el país hay más de 5 millones de analfabetas y en Yucatán, alrededor de 130 mil, informó ayer el director general del Instituto Nacional de Educación para Adultos INEA, Alfredo Llorente Martínez, durante la firma de un convenio entre ese instituto y el gobierno del Estado, como parte de la Campaña Nacional de Alfabetización y Abatimiento del Rezago Educativo.

Dicho acuerdo pretende acabar con el analfabetismo y el rezago educativo y tiene como objetivo llevar al cabo acciones como planear, operar y evaluar los servicios educativos para jóvenes y adultos mayores de 15 años que por alguna razón no concluyeron su enseñanza básica en el sistema escolarizado. También se coeditarán materiales didácticos regionales, previo estudio de las necesidades de la población incorporada al programa de la dependencia.

Con este convenio Yucatán se unirá a la Campaña Nacional de Alfabetización y Reducción del Rezago Educativo que se realizará en todo el país y que busca beneficiar a más de 40 mil habitantes de la entidad.

Llorente Martínez indicó que para combatir el analfabetismo en todo el país ya se invirtieron alrededor de 1,500 millones de pesos. En cuanto a Yucatán, el gobierno del Estado aporta $6 millones adicionales a los $7 millones con que contribuyó el INEA.

“No es sólo cuestión de recursos económicos o infraestructura, también es una suma de voluntades y compromisos de todos los actores que participan en este proyecto nacional, una historia que resuelva la deuda que tenemos con los que no saben leer y escribir”, expresó.

Durante la ceremonia también se entregaron 252 certificados de alfabetización, de primaria y de secundaria, a mujeres y varones del municipio de Tahdziú, como parte de campaña de alfabetización en el Estado.

En total fueron 30 certificados de enseñanza alfabetizada, 42 de primaria y 180 de secundaria.

Hermelinda Sarabia, quien habló en nombre de todos los beneficiarios, anticipó que seguirá con sus estudios para convertirse en un ejemplo para su familia y en un futuro para su bebé que está en camino.- Abraham Bote Tun




Volver arriba