Un patrimonio cultural, a salvo

Rinde frutos un trabajo de rescate en Santa Elena

Aspecto actual de la la Casa de las Momias en Santa Elena

Con la finalidad de preservar el patrimonio histórico y cultural del municipio de Santa Elena, y por consiguiente el de Yucatán y la nación, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realiza desde hace cuatro años trabajos de restauración en la zona y ayer presentó los primeros resultados durante un recorrido al que fue invitado el Diario.

La restauración de cinco oratorios que datan del siglo XVI, limpieza, consolidación y pintura de calles del centro histórico de la comunidad, así como el mejoramiento de fachadas y del parque público son algunas de las obras realizadas a través del Programa de Empleo Temporal (PET).

En 2013 el PET empleó en los trabajos de Santa Elena a 40 personas durante 13 semanas con salario de $610 semanales. En total, en la zona, incluyendo Uxmal y la Ruta Puuc, fueron empleadas unas 150 personas.

Los trabajos del año pasado en la comunidad consistieron en el mejoramiento de imagen de albarradas en las calles principales del municipio, la limpieza superficial de la Huerta y La Casa Sacerdotal de la parroquia de San Mateo, y la limpieza de la Ermita, una construcción del siglo XVI.

El arqueólogo José Guadalupe Huchim Herrera, director de la Zona Arqueológica de Uxmal y la Ruta Puuc, señaló que también se trabajó en la limpieza y consolidación de la Noria, cuya construcción según una fecha en una de sus piedras data de 1692; del oratorio número 6 y el mantenimiento de los oratorios 1, 2, 3, 4 y 5.

“Santa Elena es una comunidad rica en tradiciones y en relatos transmitidos de generación en generación al paso de los años”, cuenta el arqueólogo.

“Y eso es lo que queremos preservar, no importa que sea adaptado a los nuevos tiempos, pero que esa memoria histórica tan impresionante y su infraestructura arqueológica se conserve, y son los propios pobladores quienes deben hacerlo y sentirse orgullosos de ello”, agregó.

El recorrido incluyó una visita al museo de las momias, de lo cual, al igual que de los oratorios y la noria informaremos en notas posteriores, lo mismo que de su riqueza en tradiciones y costumbres de sus pobladores, habitantes de la milenaria zona maya del sureste mexicano.- Luis I. Alpuche E.




Volver arriba