Registro automatizado

Registro automatizado

Este año esperan más modernidad al expedir actas

Martha Góngora Sánchez, directora del Registro Civil del Estado, supervisa la expedición de certificados en las oficinas centrales de esa dependencia. Ese tipo de trámite, explica la ex diputada local, es rápido una vez que ya se ha realizado el pago correspondiente a Finanzas

El Registro Civil del Estado tiene como propósito de este año automatizar todas las oficialías, es decir, dejar atrás la máquina de escribir y sustituirla por un equipo de cómputo, informa Martha Góngora Sánchez, directora de esa dependencia.

“Tenemos todavía 60 oficialías, de las 163 de todo el Estado, que siguen trabajando con máquina de escribir”, explica. “Precisamente ahora estamos capacitando a 16 oficiales a quienes vamos a suministrarles equipo de cómputo”.

La ex diputada local subraya que automatizar no significa únicamente agilizar el servicio, sino también mejorar la atención a los usuarios y reducir en forma significativa las inconsistencias en los documentos.

“Por supuesto, las inconsistencias deben ser menores”, abunda. “Los certificados ya no deben estar sobreescritos o borrados. Hacer el trabajo en computadora facilita incluso hacer las correcciones. A los ciudadanos les imprimimos un borrador de las actas, para que verifiquen si están correctos los datos”.

Otro propósito, añade la licenciada Góngora Sánchez, es lograr la interconexión a la base de datos, para que se actualice inmediatamente la captura en todo el Estado.

“Estamos trabajando en ese proceso y el objetivo es interconectar a por lo menos cien oficinas”, señala.

En cuanto a las correcciones que se solicitan en los certificados, la funcionaria estatal dice que habitualmente el departamento encargado de esa tarea atiende a 70 u 80 personas al día.

Por lo general, agrega, corresponden a datos “muy atrás”, de los años 60, 50, 40 e incluso 30, cuando la modernidad no llegaba ni la información fluía con oportunidad a las oficialías, lo cual propiciaba que la gente se condujera por usos y costumbres.

“Por la misma falta de información y orientación al ciudadano, éste no sabía plantear sus peticiones a la oficialía de entonces, como tampoco los oficiales sabían interpretar esa necesidad. Con esa responsabilidad compartida se cometían errores en los registros”, enfatiza Martha Góngora.

En la actualidad, continúa, se puede decir que se comete el menor número de errores.

Más adelante dice que el Registro Civil trata de agotar todos los pasos antes de que el usuario se vea en la necesidad de recurrir a los tribunales para algún trámite relacionado con esas inconsistencias.

“Tratamos de que el mayor número de correcciones se haga con nosotros”, puntualiza. “Sólo si no hay documentación que nos dé certeza el usuario tendrá que ir a la vía judicial”.- ÁNGEL NOH ESTRADA

En síntesis | Los servicios del Registro Civil

En estos días hay más movimiento del habitual en el Registro Civil, a causa de las preinscripciones escolares.

El cambio de nombre

La directora de la dependencia, Martha Góngora Sánchez, dice que es menor el número de personas que acude a solicitar un cambio de nombre. “No es una cuestión de todos los días. Es muy raro que el usuario venga a hacer ese trámite, sobre todo porque la gente está más informada de todo lo que implica el cambio de nombre en los documentos o actas que se obtienen a lo largo de la vida”, indica la funcionaria.

Las correcciones

Una actividad permanente del Registro Civil, dice la licenciada Góngora, es tratar de que todas las correcciones de datos de las actas se realicen en esa dependencia. Sólo en casos extremos se pide al usuario que recurra a la vía judicial para hacer correcciones, como puede ser la doble acta de nacimiento. “Tratamos de agotar todos los procesos con nosotros antes de mandarlos a la otra vía”.




Volver arriba