Policías y diputados, “menos confiables”

Percepción de los yucatecos sobrela deshonestidad

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG), realizada por el Inegi, más del 72 por ciento de los yucatecos considera que es frecuente y muy frecuente la comisión de actos de corrupción en el Estado y 18,505 personas por cada cien mil habitantes reconocen haber tenido directamente una experiencia de corrupción al realizar un trámite.

Como informamos en la primera página de la sección Nacional-Internacional, los yucatecos consideran a la policía y a los partidos como los sectores más corruptos de la sociedad. También consideran que los menos corruptos son sus propios familiares, vecinos y compañeros de trabajo. De las instituciones, sólo se salvan las iglesias y las Fuerzas Armadas.

El Inegi aplicó la ENCIG en 2013 a las personas mayores de 18 años y más que viven en áreas urbanas de cien mil habitantes y que representan una población de 717,896 yucatecos. Sus resultados los dio a conocer en junio.

El Instituto les preguntó cuál es su percepción sobre la frecuencia de corrupción en sectores en el Estado.

Con el porcentaje de encuestados cuya respuesta fue “muy frecuente” se elaboró el ránking de los diez sectores más corruptos en Yucatán, que quedó así: lugar uno, la policía, donde el 51.6% de lo encuestados percibe que comete actos de corrupción muy frecuentemente; dos, los partidos políticos, 46.5%; tres, el gobierno federal, 36.1%; cuatro, los diputados y senadores, 35.2%, y cinco, los agentes del Ministerio Público, con 33.4%

En el lugar seis del ránking figuran las autoridades electorales, a las que el 30.7% de los encuestados les atribuye prácticas muy frecuentes de corrupción. En el siete, los sindicados, 30.2%; ocho, los gobiernos municipales, 26.9%; nueve, el gobierno estatal, 26.7%, y diez, los empresarios, 22.4%.

Le siguen en importancia los medios de comunicación -el 20.7% de los encuestados cree que es muy frecuente la corrupción-, los jueces y magistrados, 20.2%; los hospitales públicos, 19.7%; las universidades públicas, 13.%, y las escuelas públicas, 11%.

La percepción de menor corrupción, de acuerdo con el Inegi, favorece a los familiares del encuestado -sólo el 2.6% de ellos cree que son muy corruptos-, sus vecinos, de 3.5%; las instituciones religiosas, 4.8%; los compañeros de trabajo, 6.4%, y el Ejército y la Marina, 8.5%.

En el caso de las instituciones religiosas, si bien apenas el 4.8% percibe actos de corrupción muy frecuentemente, el 15.5% de los encuestados cree que esta práctica es frecuente en las iglesias y el 43.8 % cree que es poco frecuente.

En cuanto a las Fuerzas Armadas, el 20% percibe eventos relacionados con la corrupción con frecuencia y el 37.5 por ciento, con poca frecuencia.

En general, ya no por sectores de actividad, la percepción de los yucatecos sobre la frecuencia de corrupción en el Estado arroja los siguientes datos: el 28.8% cree que es muy frecuente, el 43.4%, que es frecuente, el 24.4%, poco frecuente y el 2.2%, nunca.

Trámites

Otra variable que investigó el Inegi es el conocimiento o contacto con actos de corrupción de los encuestados en los trámites que realizó en 2013. En ese sentido, las personas que creen o han escuchado que existe corrupción en los trámites gubernamentales ascienden a 53,318, por cada cien mil habitantes.

Los que tienen algún conocido que les refirió actos de corrupción en los trámites, son 38,542, también por cada cien mil habitantes y los que experimentaron directamente algún acto de corrupción en al menos uno de los trámites, suman 9,587 por cada cien mil habitantes.- HERNAN CASARES CAMARA

Corrupción | Visión

El 72% de los yucatecos cree que es frecuente y muy frecuente la corrupción, según el Inegi.

Experiencia

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental, realizada por el Inegi, 18,505 personas por cada cien mil habitantes reconocen haber tenido directamente una experiencia de corrupción al realizar un trámite.

Ranking

En el ranking de los sectores más corruptos en Yucatán sobresale la policía, los partidos políticos, el Gobierno Federal y los diputados y senadores.



Volver arriba