Llegó a su fin la “fiesta”

Hay más control en el gasto, pero no es suficiente, opinan

Imagen de los participantes en el foro efectuado por Grupo Megamedia sobre el primer año del gobierno de Rolando Zapata Bello. En el orden habitual, Othón Baños Ramírez, Ana Gabriela Aguilar Ruiz, Antonio Salgado Borge y Nicolás Madáhuar Boehm. Entre los asistentes estuvieron, en el mismo orden, Felipe Carrillo Cabrera, del departamento de Diseño; Carlos Cámara Gutiérrez, coordinador de información; Manuel Balam Ruiz, subdirector editorial; Juan de Dios Collí Maas, editor de la sección Local; Aarón Montero Bonilla, editor de la sección Nacional-Internacional; Angel Noh Estrada, periodista de la unidad de investigaciones especiales, y Luis Alberto González Uribe, director editorial de Diario de Yucatán

“La austeridad de mi gobierno será la base de la prosperidad de Yucatán. De eso no tengan duda”, afirmó Rolando Zapata Bello al asumir la gubernatura el 1 de octubre de 2012.

¿Se está cumpliendo ese compromiso?

“Por principio de cuentas es muy sano que a los ojos del público haya terminado la fiesta que se estuvo desarrollando en el quinquenio pasado”, subraya Antonio Salgado Borge, director de la Escuela de Administración de la Universidad Marista. “Era lastimoso ver el derroche de recursos públicos”.

Ana Gabriela Aguilar Ruiz, directora de la Escuela de Derecho de la Universidad Marista, dice: “Hay menos gasto en materia de publicidad, en regalos, en papelería, en vestimenta…”

“Se percibe que se han cortado esos gastos que se desparramaban en una cantidad bárbara en trivialidades y en acarreo de gente para todos esos eventos que realmente tenían un efecto más propagandístico”, opina Othón Baños Ramírez, investigador del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la Uady, quien, sin embargo, precisa: “Me parece que todavía queda corto”.

Nicolás Madáhuar Boehm, presidente de Coparmex Mérida, también considera que hay mejor control en el ejercicio del gasto público.

“Hay un gran avance en la contención de los gastos superfluos que ponían en problemas a las finanzas estatales”, apunta. “No obstante, nos gustaría ver esfuerzos adicionales, sobre todo en reducción de la estructura burocrática”.

Estos conceptos son parte de las opiniones expresadas en el foro de Grupo Megamedia con motivo del primer Informe de Rolando Zapata Bello, programado para mañana.

En la mesa de análisis, como anticipamos ayer, se abordaron los principales compromisos que asumió Zapata Bello en su discurso de toma de posesión de la titularidad del Poder Ejecutivo.

En nuestra edición de ayer nos referimos al tema del “feroz combate a la corrupción”. A continuación, una síntesis de los conceptos de nuestros invitados sobre otros compromisos del gobernador:

Gobierno austero

Nicolás Madáhuar.- Es indudable que hay un ejercicio del gasto mejor enfocado, mucho más vigilado. Hay un gran avance en la contención de los gastos superfluos que ponían en problemas a las finanzas estatales, y el énfasis se está poniendo en la efectividad de cada peso desembolsado.

Hay que reconocer que no hubo recursos en todo el país en 2013 y que la administración estatal anterior dejó un enorme boquete financiero. Se ha tenido la habilidad y la necesidad de ahorrar para poder cumplir los compromisos. Esto ha requerido austeridad y mayor control, y en ese sentido la ejecución ha sido buena.

No obstante, nos gustaría ver esfuerzos adicionales, sobre todo en reducción de la infraestructura burocrática.

Será importante observar el comportamiento de la presente administración ante un presupuesto 14% más alto y la decisión del gobierno federal de crecer en 2014 a través del gasto público. Este es el primer presupuesto cien por ciento “propiedad” del gobierno de Rolando Zapata.

Antonio Salgado.- Era lastimoso ver el derroche de recursos públicos, la cantidad de eventos masivos del gobierno anterior. Es sano que haya terminado. Sin embargo, me parece que es también insuficiente.

Es importante señalar que este año Yucatán tiene más presupuesto que el año pasado. Tiene 14.46% más que en 2013. Sería lógico que ese dinero adicional sea utilizado en una forma más adecuada.

Se ha presumido de alguna forma que se mantiene en 33% el gasto corriente. Esto puede ser una buena noticia en una primera impresión: se mantiene, no aumenta, siempre es bueno que no aumente.

Sin embargo, en términos absolutos sí aumenta el gasto corriente. La pregunta sería: ¿por qué no disminuir este gasto, que no genera inversiones en su mayoría, y canalizarlo a otros rubros?

Gabriela Aguilar.- Efecivamente, se ve esa austeridad. Hay menos gasto en materia de publicidad, en regalos, en papelería, en vestimenta… Son detalles simples que a la larga dan la percepción de un gobierno que está aplicando eficientemente los recursos.

Hay cosas positivas en este gobierno que se deben quedar. Hablo, por ejemplo, de la puntualidad, que puede no ser importante, pero si lo vemos desde el punto de vista de la disciplina y el orden, entonces toma otra dimensión.

La sociedad debe asumir esos detalles positivos como detalles cotidianos. Lo de un gobierno austero está funcionando. Creo que la sociedad ha observado un cambio importante en materia de austeridad.

Othón Baños.- Si entendemos el gobierno austero como la reducción del gasto esencia, pues efectivamente sí hemos visto estas medidas.

Pero me parece que todavía queda corto. No nos están informando adecuadamente cómo el gobierno está aplicando un plan de austeridad, algo que los ciudadanos pudiéramos monitorear. En ese renglón sí se ha avanzado, pero falta para que la idea de la austeridad del gobierno no se quede en la idea del gasto corriente. Un gobierno austero tiene que trascender en otros ámbitos del gasto.- ÁNGEL NOH ESTRADA

[email protected]

Etiquetas: