Indicios del sabotaje

La inundación en el paso deprimido sería intencional

Por los presuntos hechos delictivos que causaron la inundación del paso deprimido, el Ayuntamiento de Mérida levantó una denuncia ante la Fiscalía del Estado con número de averiguación previa 1717/6a/2013

Los directores de Obras Públicas y Servicios Públicos Municipales, Carlos Arcudia Aguilar y Róger Echeverría Calero, respectivamente, recorrieron ayer el paso deprimido, para supervisar los trabajos que se realizan después de la inundación que ocurrió la madrugada del miércoles debido a las fallas de dos de sus cuatro bombas.

Los funcionarios explicaron que la falla ocurrió por el corte de los cables de la bomba, lo que hizo que el agua no se pudiera distribuir y se acumulara en los carriles.

Ambos funcionarios descartaron que los cables se hayan dañado por causas naturales y mostraron fotografías donde se observa un corte parejo, al parecer hecho con alguna herramienta.

“Quienes hicieron esto sabían qué cortar y dónde hacerlo, pues hay más de 150 placas de concreto, además de lo que iban a ocasionar”, señaló Echeverría Calero.

Las bombas, dijo, son como marcapasos, tienen que funcionar las 24 horas del día y, en este caso, al inutilizarse dos bombas, las otras dos trabajaron a su máxima capacidad, lo que propició que una de ellas se quemara y el agua inundara el paso.

Arcudia Aguilar indicó que ese día el manto freático en la región subió un metro aproximadamente y al no funcionar estas bombas por el corte de los cables inundó los carriles en una hora.

Los funcionarios señalaron que el primer reporte lo recibieron a las seis de la mañana y de inmediato acudieron al lugar dos pipas para desaguar, mientras los técnicos inspeccionaban qué lo había ocasionado.

No tardaron en descubrir los cables cortados en el cárcamo ubicado en el paso a desnivel y se hicieron también pruebas del agua para ver los niveles de cloración y descartar que se tratara de agua potable.

“El agua no estaba clorada, era del manto freático”, señaló Arcudia Aguilar.

Echeverría Calero dijo que se instalarán sensores en las bombas conectados a dispositivos móviles, para que en caso de fallar alguna avisen y también habrá una solicitud de la Policía Municipal a la estatal para revisar los vídeos de la cámara de vigilancia.- Luis Iván Alpuche Escalante




Volver arriba