Hospital con “corrupción”

Nueva polémica en el HRAE por un cese en 2013

Vista interna del Hospital Regional de Alta Especialidad (HRAE), en la zona de Altabrisa. Un despido en agosto de 2013 ha desatado acusaciones de atropellos y corrupción que se atribuyen a la dirección general

Luis Augusto Durán Baeza, quien hasta fines de agosto de 2013 se desempeñaba como subdirector de Planeación y Desarrollo del Hospital Regional de Alta Especialidad (HRAE), es protagonista y a la vez víctima de un caso peculiar: fue cesado del cargo, sometido a investigación a petición de él mismo, exonerado de toda culpa y, finalmente, despedido de nuevo con argumentos débiles.

En agosto de 2013, como publicamos, el director general del hospital, Marco Antonio de la Fuente Torres, le informó de su baja definitiva con el pretexto de que fue causante de un daño patrimonial de hasta $25 millones, al no atender las observaciones sobre un proyecto.

De manera inmediata le retiraron sueldo y prestaciones.

Sin embargo, el proyecto aludido no correspondía a Yucatán sino al Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, en Guanajuato.

Inconforme con la acusación, Durán Baeza solicitó al Órgano Interno de Control que investigara su caso.

Ese órgano, dependiente de la Secretaría de la Función Pública, le notificó el 20 de diciembre que no encontró “elementos para vincular al C. Luis Augusto Durán Baeza con la presunta irregularidad que se le atribuyó en el ejercicio de sus funciones”. En palabras simples, lo declaró inocente.

No obstante, explica el contador Durán en una entrevista, el 10 de enero pasado De la Fuente Torres, “haciendo gala de su nombramiento presidencial”, le informó de su despido por segunda ocasión, pero ahora con un cargo distinto: abandono del puesto y cargo que desempeñaba.

El ex funcionario dice que es absurda esa disposición, porque si no se presentaba a trabajar es porque oficialmente estaba de baja y había una investigación de por medio. Más absurda es, añade, porque ya no recibía sueldo y, por tanto, no puede haber “abandono del puesto”.

“Con este proceder y ante la falta de capacidad demostrada, hoy dudo mucho que Marco Antonio de la Fuente haya sido elegido y nombrado director general en un proceso legítimo y transparente”, añade.

Ahora Durán Baeza dirige una carta al presidente Enrique Peña Nieto para exponer su situación y demandar justicia frente a “presuntos actos de corrupción” del director. “Exijo una rigurosa aplicación de la ley”, recalca.- ÁNGEL NOH ESTRADA

En síntesis

Oscuridad. En carta dirigida a la Presidencia de la República, Luis Durán Baeza expone que la “rápida operación” para darle de baja se cometió “en un turbio y oscuro ambiente lleno de irregularidades y omisiones, ya que Marco Antonio de la Fuente Torres (director del Hospital Regional de Alta Especialidad), sin dar parte a las autoridades a pesar del monto (del daño que le atribuía), evitó la presentación de argumentos para mi defensa que prueban su equivocación”.

Credibilidad. “Es deber y obligación del Estado velar por la correcta aplicación de la justicia; no permita que por algunos funcionarios que han perdido la vergüenza, toda una sociedad pierda el respeto y credibilidad de sus autoridades y las instituciones”, dice la carta.




Volver arriba