“Es muestra de finanzas sanas”

Responde en una carta el Isstey a una asociación civil

Ulises Carrillo Cabrera, director general del Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado de Yucatán (Isstey), afirma que el adeudo del gobierno del Estado con esa institución no representa un daño patrimonial y mucho menos un daño irreversible, como afirma Acciones Líderes.

En una carta, el ex secretario de Planeación comenta los señalamientos que publicamos ayer de la asociación civil sobre la deuda del Ejecutivo y subraya que, contra lo que se dice en esa publicación, el Isstey tiene finanzas estables.

En las siguientes líneas, y en otra nota de esta misma página, los conceptos medulares de la carta:

-La democracia y el buen gobierno requieren del diálogo y análisis. Diálogo y análisis sin adjetivaciones, afirmaciones o acusaciones a la ligera, o juicios previamente formados, eso es una convicción personal que me guía y que percibo compartimos. En ese marco quisiera hacer algunas precisiones respetuosas para que la ciudadanía pueda formarse un juicio objetivo.

Primero. El adeudo del gobierno del Estado no constituye un daño patrimonial, y por tanto mucho menos un daño irreversible al Isstey, tal y como Acciones Líderes señala. La totalidad del adeudo se encuentra registrado en los estados financieros y contables del Isstey y forma parte de la posición financiera global del Instituto, en apego estricto a la ley. No son recursos que el Isstey haya perdido o vaya a perder, o por los cuales esté sufriendo daño patrimonial. De hecho, su pago y liquidación respectiva en el mediano y largo plazo darán una posición financiera altamente rentable al instituto. No hay daño al Isstey.

La aseveración obvia que imagino que Acciones Líderes hará a este respecto, es que sin importar que no haya daño al Isstey, el adeudo pone en riesgo la operación del Instituto. Nada más lejos de la verdad, el Isstey cuenta hoy con los recursos líquidos necesarios para garantizar su operación y servicios en el corto y mediano plazos. Se tienen hoy más de 1,800 millones de pesos de disponibilidad en diversas inversiones, lo que permite al Instituto cubrir los servicios de salud, pensiones, créditos hipotecarios, entre otros que la ley señala. Basta decir que la nueva posición y ordenamiento administrativo del Isstey ha hecho posible que el Instituto otorgue a los trabajadores derechohabientes créditos al consumo por más de 500 millones de pesos. Eso es muestra de finanzas estables.



Volver arriba