“Elefante blanco” paralizado

Cambios al plan original, retrasos e inseguridad

El nuevo mercado de La Pepita permanece cerrado y hasta donde se sabe aún no hay un proyecto concreto para ponerlo en operación

Infraestructura

Aún no hay un proyecto concreto para echar a andar La Pepita 

A la fecha no hay un proyecto concreto para que el nuevo mercado de La Pepita deje de ser un “elefante blanco” y sus espacios sean ocupados por locatarios que fueron desalojados de ahí para construir ese edificio.

Anunciado desde hace varias administraciones municipales, ese inmueble empezó a construirse en 2010, durante el gobierno de Angélica Araujo Lara. Pero no se realizó el proyecto original, que consideraba un inmueble de dos pisos que tendría espacio incluso para oficinas públicas y con cupo para un número mayor al de los comerciantes retirados de ahí.

Sólo se construyó un mercado de una planta, con techo de lámina, escasa ventilación natural y con sólo 83 reducidos locales, en vez de los 200 prometidos en un principio.

Ese proyecto cambió en dos ocasiones y su construcción avanzó en forma lenta, al grado que se atrasó un año y con una inversión mucho mayor a la anunciada inicialmente. Y se entregó inconcluso.

El actual gobierno municipal informó en su oportunidad que recibió esa obra con varios trabajos sin terminar. Convocó a las empresas responsables de ello y les pidió cumplir los contratos que firmaron al respecto.

Desde entonces La Pepita permanece cerrada, no la ponen en operación porque sería un lugar inseguro para locatarios y visitantes.

Además los pasillos y locales son muy reducidos, lo que impide la actividad comercial.

Sus ocupantes originales están dispersos en varios puntos de la zona del mercado Lucas de Gálvez, en espera de regresar a sus puestos de origen, con el mismo espacio que tenían al dejar sus antiguos locales que fueron demolidos.- Hansel Vargas Aguilar




Volver arriba