Destruyen 5.3 millones de cigarros

Piezas ilegales que incumplen normas sanitarias

1 / 2


Un perro entrenado para detectar droga revisa cajas de cajetillas de cigarros. A la izquierda, Mikel Arreola Peñalosa, titular de la Cofepris, tira cajetillas al equipo destructor, en la terminal remota


PROGRESO.- Ayer a la 1:30 de la tarde, en la terminal remota, se destruyeron 5.3 millones de cigarros ilegales, que llenaban 300,000 cajetillas y fueron decomisadas en distintos puntos del Estado por corporaciones policíacas, informó el director general del Sistema de Administración Tributaria (SAT), Aristóteles Núñez Sánchez.

En la ceremonia, Mikel Arreola Peñalosa, titular de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris), informó que el consumo de tabaco es la principal causa de muertes por cáncer de pulmón en el país.

-El cáncer de pulmón cobra al año miles de muertes. Hay 18 millones de mexicanos que fuman cigarro, por eso el gobierno federal realiza campañas de prevención para dejar en claro que el consumo de tabaco es un riesgo para la salud -dijo.

-La Cofrepris -detalló- vigila que no se fume en lugares públicos. Se han levantado 24,000 actas de verificación, se impusieron $11 millones en multas y clausurado 4,000 establecimientos.

Arreola Peñalosa además firmó que las acciones para combatir el consumo de cigarros de mala calidad que dañan la salud se intensificaron a partir de 2011.

A la fecha llevan 200 millones de cigarros asegurados, en comparación con los 40,000 decomisados en 2010.

También señaló que el comercio ilegal de los cigarros forma parte del crimen organizado, su fabricación no reúne las buenas prácticas como requisito principal para proteger la salud.

Núñez Sánchez dijo que los cigarros confiscados entraron de manera ilegal al país para su comercio a bajos precios e con ellos se incurre en evasión fiscal.

-Los cigarros clandestinos perjudican la industria tabacalera que paga sus impuestos y cumple con las normas sanitarias para el comercios de ese producto.

$1,000 millones

-Los 5.3 millones de cigarros destruidos tienen un costo de mil millones de pesos -precisó.

La destrucción se hizo con equipo especial que proporcionó Carlos Humberto Suárez, presidente de la industria tabacalera en México.

Al evento también asistieron Alejandro Chacón Domínguez, director general de Aduanas; agentes navieros, maniobristas y consignatarios, el director de la API, Raúl Torre Gamboa; el delegado de la PGR en Yucatán, Juan Manuel León León, y el alcalde Daniel Zacarías Martínez, entre otros.- G.T.V.




Volver arriba