Casi 5.5 millones de litros de agua desalojados de las calles en esta temporada pluvial

Casi 5.5 millones de litros de agua desalojados de las calles en esta temporada pluvial

Casi 5.5 millones de litros de agua desalojados de las calles en esta temporada pluvial.- Imagen oficial

Casi 5.5 millones de litros de agua desalojados de las calles en esta temporada pluvial.- Imagen oficial

Debido a las fuertes y frecuentes precipitaciones pluviales que han bañado a Mérida durante la presente temporada de lluvias, el Ayuntamiento ha retirado de las calles unos 5.300,000 litros de agua en el período comprendido del 1 de mayo al 31 de agosto pasados, informó Roger Echeverría Calero, director de Servicios Públicos Municipales.

El funcionario explicó que esa cantidad de agua fue retirada en 265 viajes de pipas con capacidad para 20,000 litros.

Como parte del programa para dejar secas las calles de Mérida lo más pronto posible después de una lluvia, Echeverría Calero indicó que la presente administración ha construido durante la presente temporada de lluvias 753 metros lineales de zanjas y ha desazolvado 21,929 metros lineales, equivalentes al 22% de todo el sistema.

Además, de junio a agosto pasados, se perforaron 300 pozos profundos en lugares detectados como vulnerables, por los encharcamientos.

 —La instrucción del Alcalde Renán Barrera Concha es actuar de manera inmediata ante cualquier contingencia, por menor que sea, para mantener secas las calles —recalcó el entrevistado—. Por eso se coordina la ampliación y limpieza del sistema de drenaje pluvial, con el retiro de aguas de los sitios considerados conflictivos después de las lluvias.

Dijo que para el mantenimiento y limpieza del sistema de drenaje se cuenta con cuatro pipas de 20,000 litros, cuatro motobombas para desagüe y dos evacuadores de 150 galones.

—En promedio, se desalojan cerca de 400,000 litros de aguas pluviales al mes, pero en época de lluvias aumentan a más de 1.000,000 de litros, equivalentes a más de 50 viajes de pipa.

—Sin embargo, aún existen puntos críticos —continuó—. La razón es que debido a que el suelo es muy arcilloso en esos sitios, el sistema trabaja lentamente, se satura, y no se da abasto para absorber el agua pluvial. A lo anterior, se añade la basura que se arroja a la vía pública y el vertido de aguas jabonosas a las alcantarillas que afecta la capacidad de absorción.

Echeverría Calero agregó que el Departamento de Drenaje es el encargado de la limpieza de zanjas y pozos colectores y de los accesos a pozos profundos. Tiene programas guardias los fines de semana, así como establece la supervisión durante la lluvia de los sitios considerados vulnerables.

El total de personas que trabaja en estas acciones es de 210 operativos divididos en tres turnos: 120 en el primer turno, 65 en el segundo y 25 en el tercer turno.

COMUNICADO DE PRENSA




Volver arriba