Entierran un feto en un patio de Hunucmá

Una joven mujer sufre un aborto en su vivienda

3_311213p14ganadophoto01

HUNUCMÁ.- “¿Qué querías que hiciéramos?, sólo habíamos mujeres en ese momento, lo que pensamos fue enterrar el feto en el patio trasero de la casa”, comenta Ceferina Can Dzul, al hablar del aborto que sufrió el viernes su nuera María Ana Novelo Aké, de 19 años de edad.

La acción de las mujeres las puso en una situación delicada ante la justicia.

Ayer a las 10 de la mañana personal del Servicio Médico Forense exhumó el feto para hacerle la autopsia.

“Nos dijeron que acudamos al Ministerio Público más tarde para preguntar qué va pasar con el cadáver”, señaló Ceferina Can, abordada poco antes de las 13:30 horas. En el Ministerio Público un agente se limitó a señalar que se investiga el caso y anticipó que no se trata de un delito grave.

En la mañana, María Ana Novelo explicó que tenía tres meses de embarazo y que el aborto, al parecer, fue natural y se dio de manera inesperada cuando acudió al baño.

Luego de sufrir el aborto, se lo dijo a su suegra, quien a su vez, avisó también a la madre de la joven, María Aké Yam.

-Yo escarbé el agujero en la parte de atrás del terreno, pero fue mi consuegra la que se encargó de tomar el feto y enterrarlo -comenta Ceferina Can.

Los hechos ocurrieron el viernes pasado, en un modesto predio de la calle 34 entre 47 y 49, de la colonia Álvaro Obregón.Las mujeres consideran que no hicieron nada indebido e ilegal, más aún porque se trata de un pequeño feto de tres meses de gestación.

El caso salió a relucir anoche, luego de un pleito en el que estuvo involucrado José Feliciano Caamal Can, esposo de María Ana Novelo.

Aunque no se especificó la manera en que trascendió el caso, desde anoche la Policía Municipal montó guardia a las puertas de un predio aledaño, al parecer, por falta de información precisa del lugar donde se registraron los hechos, en espera de que lleguen las autoridades judiciales.-No se porque están ahí, si los hechos fueron aquí en mi casa -comenta ingenuamente Ceferina Can.- José W. Cob Chay




Volver arriba