Viene calor más intenso

Viene calor más intenso

Hay condiciones para una sequía aguda en Yucatán

Juan Vázquez Montalvo, responsable del Centro Meteorológico de la Facultad de Ingeniería de la Uady, explica el funcionamiento de los aparatos de medición instalados en la estación climatológica de la Uady. Anticipa que viene una tregua en el calor, por la llegada del frente frío número 48

Juan Vázquez Montalvo, jefe del Laboratorio de Hidráulica e Hidrología y responsable del Centro Meteorológico de la Facultad de Ingeniería de la Uady, no duda al señalar que este año se presentan las condiciones para una temporada de sequía aguda en Yucatán.

“En este 2014 esperamos una sequía un poco atípica porque los frentes fríos ya no están trayendo humedad, ha dejado de llover”, explica el especialista. “Los frentes fríos vienen secos prácticamente y esto ocasiona que se acentúe la sequía”.

“Además, está en formación el fenómeno de El Niño, que ocasiona en la Península de Yucatán escasez de lluvias, pero también favorece una disminución de huracanes en el Atlántico. Sin embargo, esto no es muy adecuado para la zona, porque el peligro es el mismo. Recordemos que ‘Isidoro’ nos golpeó en una época en la que se presentó El Niño. Sería un error garrafal decir que ya nos salvamos”.

Durante una entrevista, Vázquez Montalvo subraya que tampoco hay que perder de vista los efectos del calentamiento global, que al sumarse a otros fenómenos han propiciado una variación en las temperaturas.

En el caso de Yucatán recuerda que en los últimos años se han vuelto más frecuentes los registros con temperaturas que se acercan a los 40 grados centígrados o los rebasan, y este año las circunstancias permiten pronosticar una temporada de calor extremo.

La temperatura más alta, recuerda, es de 43.1 grados Celsius y se presentó por primera vez el 30 de abril de 1971. Se repitió la marca -idéntica- el 23 de abril de 1991 y el 8 y 17 de abril de 1998.

Anteayer sábado se registró una temperatura máxima de 39.5 grados Celsius en Mérida. Es la más alta en lo que va de este año.

El ingeniero Vázquez enfatiza que en 2014 se presentan dos panoramas:

1) La temporada de lluvias arranca en la segunda quincena de mayo y deberá llover hasta julio, pues al formarse El Niño, en agosto, se reducirán al mínimo las precipitaciones.

2) La temporada de huracanes comenzará el 1 de junio. Por efectos de El Niño, desde agosto se reducirá el número de esos fenómenos en formación en el Atlántico. Esto, insiste el entrevistado, no significa que “estemos salvados”, considerando la experiencia con “Isidoro” en 2002.

El calor tiende a ser más extremo a causa del calentamiento global. Esto origina que en los lapsos entre uno y otro frente frío la temperatura alcance niveles altos, como ha ocurrido en las últimas semanas.- ÁNGEL NOH ESTRADA




Volver arriba