Ejército de fin de año

Miles de meseros listos para servir a un alud de familias

Las fiestas de fin de año son una gran oportunidad para que los meseros ganen buenas propinas. Arriba, uno del restaurante La Vía Olimpo

En este último día del año, un ejército de meseros está preparado para atender la avalancha de familias que abarrotarán los restaurantes y hoteles para despedir de forma festiva el 2013.

El día 31 de cada año es muy esperado por los meseros por la abundancia de propinas que reciben por sus atenciones y servicios.

Yucatán tiene una planta laboral global de 30,000 a 35,000 meseros en la industria restaurantera, según informó el presidente local de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados, Álvaro Mimenza Aguiar.

Para el empresario los días 31 de cada año han cambiado en los últimos tres lustros por la llegada de familias de otras partes del país y del extranjero, por las promociones y el crecimiento de la infraestructura restaurantera.

Antaño las familias yucatecas acostumbraban festejar el fin del año con reuniones domiciliarias, pero esa cultura ya cambió porque ahora muchísimas familias festejan en hoteles, restaurantes y clubes sociales.

“Recuerdo que hace 15 años sólo abrían 3 ó 4 restaurantes la noche del 31, pero hoy abren más de 150 de los 400 que están afiliados a la Canirac”, dijo. “Aquellos que abren les va muy bien, sobre todo a los que tienen música en vivo porque es lo que le gusta a la gente”.

Mimenza Aguiar reconoció que en este día los restauranteros están en desventaja con los hoteles, clubes sociales y banqueteros porque la mayoría de los restaurantes carece de infraestructura para ofrecer un ambiente de fiesta con música en vivo.

La plaza de mesero no es bien vista por la gente, ganan menos de dos salarios mínimos y es bajo el porcentaje de propinas. Sin embargo, hay temporadas buenas para los meseros y diciembre es de esas temporadas esperadas porque recaudan desde $7,000, $10,000 y hasta $15,000 de propinas en este mes.

Pero esa cantidad no es sólo para el mesero. La comparte con los cocineros y trabajadores de producción.

Mimenza Aguiar admitió que los meseros son una fuerza laboral fuerte y generalmente este tipo de trabajadores son jóvenes con estudios truncos de secundaria y preparatoria.

Son muy pocos los restaurantes que tienen meseros de edad y que acumulen tantos años de servicio. Sólo conoce el caso de un mesero de Café Pop, de la calle 57 entre 60 y 62, que recibió un reconocimiento por sus 42 años de servicio activo.

Precisó que el 85% de los ingresos de los meseros son por propinas porque el sueldo promedio es de $2,000 al mes. Es decir, reconoció el directivo, las familias de los meseros dependen en buena parte de las propinas que dejan los comensales.

“En general los meseros dan un buen servicio, pero falta mayor categoría para que estén a la altura de los de la ciudad de México donde este oficio está muy desarrollado”, indicó. “Nos falta mayor capacitación, mayor desarrollo de este tipo de personal y avanzar como otras ciudades donde este oficio tiene alto reconocimiento”.

También dijo que la industria restaurantera sigue en crecimiento, Yucatán tiene déficit de este personal y sería un acierto que los municipios del interior del Estado tengan un programa de capacitación y formación de meseros para promover el empleo de la gente rural.

Yucatán también está rezagado en la cultura de la propina. Los comensales generalmente gratifican a los meseros con el 8% del consumo, mientras que en la ciudad de México es del 15% y en Estados Unidos es obligatorio pagar el 18% del consumo.- Joaquín Chan Caamal

Yucatán | Meseros

La Canirac calcula que hay alrededor de 35,000 hombres de la charola y el mandil.

Sueldo

En promedio el salario de los meseros es aproximadamente de $2,000 mensuales. La mayor parte de las ganancias de estos trabajadores son las propinas.

Trajes diversos

Ahora se ven meseros de restaurantes vestidos de mestizos, de negro, de guayabera y hasta de trajes regionales de otros estados como Puebla o Oaxaca.




Volver arriba