Niños chiapanecos conmueven al padre Solalinde

Los defensores de los migrantes platican con niños de una primaria en Mérida

1 / 6



Imagen de la visita del padre Alejandro Solalinde Guerra a la escuela “Manuel Serrado”.- (Foto de Joaquín Chan Caamal)

Imagen de la visita del padre Alejandro Solalinde Guerra a la escuela “Manuel Serrado”.- (Foto de Joaquín Chan Caamal)

Imagen de la visita del padre Alejandro Solalinde Guerra a la escuela “Manuel Serrado”.- (Foto de Joaquín Chan Caamal)

Imagen de la visita del padre Alejandro Solalinde Guerra a la escuela “Manuel Serrado”.- (Foto de Joaquín Chan Caamal)

Imagen de la visita del padre Alejandro Solalinde Guerra a la escuela “Manuel Serrado”.- (Foto de Joaquín Chan Caamal)

Imagen de la visita del padre Alejandro Solalinde Guerra a la escuela “Manuel Serrado”.- (Foto de Joaquín Chan Caamal)



En su segundo día de visita en Mérida para la promoción de la defensa de los derechos humanos de los migrantes, el padre Alejandro Solalinde Guerra, el fraile Tomás González Castillo y Norma Romero Vázquez interactuaron hoy con alumnos de la escuela primaria “Manuel Sarrado” donde tres hermanos chiapanecos que migraron a la capital yucateca robaron el corazón de los reconocidos luchadores sociales.

Noé Josué López Gómez, de 9 años y quien cursa el cuarto grado, explicó en su lengua tzotzil los derechos de los niños plasmados en carteles y luego lo repitió en español.

El padre Solalinde exclamó “es bilingűe”. Y preguntó de dónde proviene el niño.

“Soy de Chiapas. Vine con mis papás. Ellos venden artesanías y los ayudo cuando salgo de la escuela”, replicó el indígena.

Los compañeros de Noé se encargaron de revelar que tiene dos hermanas en el mismo plantel. Fueron por ellas y se presentaron ante el padre Solalinde, quien se tomó la foto del recuerdo con ellos. Ellas son Rosalinda, de 7 años y Martha Salomé, de 12. Estudian el primer y quinto grado.

Y la toma de fotos no paró porque durante la charla con los menores la directora del DIF Municipal, Gabriela González Prieto resaltó el trabajo de cada personaje a favor de los migrantes y los derechos humanos y afirmó que ellos dan su vida por los demás, aman al prójimo y hacen felices a las personas que sufren malos tratos.

“Veánlos bien. Ellos son un ejemplo que debemos seguir”, recalcó la funcionaria municipal.

El padre Solalinde remarcó el respeto que debe haber entre los niños sea quien sea y vengan de donde vengan, evitar el bullying y tratar bien a los demás.

La jefa del grupo Las Patronas explicó la labor de dar alimentos a los viajeros que pasan en el tren conocido como La Bestia y el fraile hizo recomendaciones para ser una buena persona. Joaquín Chan Caamal.




Volver arriba