Compromiso de la Uady

Compromiso de la Uady

Sesión solemne para celebrar 30 años de autonomía

El rector de la Uady, Alfredo Dájer Abimerhi (de pie), charla con los ex rectores Álvaro Mimenza Cuevas y Carlos Pasos Novelo, sentados en primera fila. El también ex rector y actual secretario de Educación del gobierno del Estado, Raúl Godoy Montañez, atiende al teléfono

El rector de la Uady, Alfredo Dájer Abimerhi (de pie), charla con los ex rectores Álvaro Mimenza Cuevas y Carlos Pasos Novelo, sentados en primera fila. El también ex rector y actual secretario de Educación del gobierno del Estado, Raúl Godoy Montañez, atiende al teléfono

Una sociedad más justa e igualitaria, fin último de la educación

La Universidad Autónoma de Yucatán refrendó ayer su compromiso de generar el conocimiento para el desarrollo de la entidad, de preservar y difundir la cultura yucateca y universal en beneficio de la sociedad y, sobre todo, “de formar las siguientes generaciones de ciudadanos que transformarán las formas de vida y de relacionarnos para que la sociedad sea más justa e igualitaria”.

Al conmemorar el trigésimo aniversario de la autonomía de la institución, su rector, doctor Alfredo Dájer Abimerhi, destacó que a partir de su libertad de gestión, “la Uady está convertida en un referente de la educación superior en el país”.

“Sus programas educativos han sido acreditados por su calidad, sus estudiantes reciben una formación científica y humanista integral, y son frecuentes los reconocimientos a su excelencia”.

La autonomía, dijo, es el compromiso permanente del Estado de no intervenir en el gobierno de las instituciones de educación superior, permitirles que se organicen, administren y funcionen internamente y sean sustento de las libertades. Esto les permite ser espacios para potenciar el diálogo y los valores democráticos que contribuyan a un mejor desarrollo cultural y bienestar de la comunidad.

“Hoy, ejercemos la autonomía en nuestra universidad, al diseñar y aprobar los planes y programas de estudio, al impartir cátedra, al discutir ideas, al generar proyectos innovadores de investigación, al estudiar la historia, al escribir poesía, al disfrutar del arte y del deporte, al reformar nuestras normas y reglamentos. La autonomía universitaria, la vivimos cada día.




Volver arriba