Aguayo Quezada en clase "virtual"

Aguayo Quezada en clase “virtual”

Conferencia desde Harvard con los alumnos maristas

La clase virtual del doctor Sergio Aguayo desde Harvard, ayer, en la Universidad Marista

Alumnos de las licenciaturas de Administración y de Administración Turística de la Universidad Marista recibieron ayer una clase virtual de alto nivel desde la mejor universidad del mundo, Harvard, y con el mejor profesor de México, Sergio Aguayo Quezada.

El reciente libro que escribió el doctor Sergio Aguayo, “Remolino”, cuyos detalles publicó el Diario en una amplia entrevista con él, fue material de estudio para 75 universitarios maristas y ayer que concluyó el tema de la asignatura “Problemas Económicos, Sociales y Políticos de México”, que imparte el maestro en Estudios Humanísticos Antonio Salgado Borge, se organizó la tele-clase con el académico.

Los universitarios realizaron numerosas preguntas a Aguayo Quezada sobre el impacto y futuro de las reformas estructurales que impulsa el gobierno federal, el actual presidencialismo y el papel de los medios de comunicación como contrapeso al poder público.

Desde sus oficinas académicas de la Universidad de Harvard, donde da clases, el doctor Aguayo interactuó con los maristas y respondió numerosas preguntas relacionadas con “Remolino”. Algunas quedaron pendientes por falta de tiempo.

La tele-clase se realizó en la sala de juicios orales de la Marista, donde reinó el silencio, el respeto y la atención por la categoría del profesor de Harvard.

“Lo que más interesó a los alumnos en este momento son las reformas estructurales”, comentó el maestro Salgado Borge.

“El libro se refiere a las reformas, al intento del regreso del autoritarismo, al papel de la sociedad civil como contrapeso del poder político para que las reformas sean positivas y a favor de la sociedad”.

El doctor Aguayo explicó muy bien cuál es el papel en el contexto del poder político del presidente Peña y sus funcionarios y recalcó que el poder presidencial está disminuido. La sociedad debe entender que en el nuevo sistema no todo depende del Presidente de la República porque hay un contrapeso de otros actores sociales.

“La invitación fue de no sacralizar y creer que el Presidente tiene un poder que no tiene”, comentó Salgado.

Aguayo dijo que la sociedad debe presionar a los medios para que den información veraz y hechos noticiosos importantes que sirvan a la sociedad, no a los dueños. Puso como ejemplo de periódicos independientes a Diario de Yucatán y Reforma.- Joaquín Chan Caamal




Volver arriba