Economía peregrina

Repunte en las ventas gracias a la guadalupana

La nevería Real Potosina cercana a la iglesia de San Cristóbal, uno de los establecimientos que se benefician de la fiesta guadalupana

La fiesta de la Virgen de Guadalupe reactiva la economía anual en el barrio de San Cristóbal, pues decenas de vendedores aprovechan para ofrecer productos de diversa índole.

Desde flores y artículos religiosos hasta agua purificado, refrescos y antojitos se pueden ver a lo largo de toda la jornada guadalupana.

La llegada constante de fieles y peregrinos origina un incremento en las ventas de agua purificada, que suben un 45 por ciento en la zona, en comparación con el resto del año y se eleva un en un 25% las de refrescos.

La afluencia de gente foránea también ocasiona un repunte en la demanda del alojamiento de los dos hoteles más cercanos a la iglesia: el Del Prado y el Del Mayab, ambos en la calle 50. La demanda de cuartos crece un 10 por ciento si la festividad cae entre semana y un 20% si cae en fin de semana.

Además, los establecimientos fijos también aprovechan para diversificar sus giros, así tiendas de ropa comienzan a vender tacos, tortas, tamales y refrescos para saciar el hambre de peregrinos.- Luis Alpuche

 

De un vistazo

Vecinos

A lo largo de la jornada de hoy, la economía de los vecinos del barrio de San Cristóbal también se beneficia pues suele surgir el comercio casero. Los vecinos que sacan a las puertas de sus casas carteles anunciando que venden tortas, refrescos, café e incluso postres, como arroz con leche. “Hay que aprovechar”, comenta uno de ellos.




Volver arriba